Oficializan el protocolo de asistencia a víctimas de violencia sexual

A través de este sistema, se asegurará la atención interdisciplinaria integral y el acceso al sistema sanitario de cualquier persona que haya sido víctima de violencia sexual. Además, se pondrá a disposición la asistencia médica, psicológica, social y jurídica a quienes hayan resultado ser víctimas de este tipo de delitos.

Desde hoy entra en vigencia el Protocolo de Asistencia a Víctimas de Violencia Sexual, por el cual se garantiza el respeto, la protección y el ejercicio de los derechos humanos a la salud de las personas que sufran violencia sexual, como así también quedará asegurada la atención interdisciplinaria integral y el acceso al sistema sanitario mendocino.  El mismo fue oficializado hoy por el ministro de salud Sergio Saracco.

El protocolo contempla que cada guardia de hospital cuente con su respectivo botiquín para brindar la atención inicial a las víctimas. Cada kit tiene: hisopos; jeringas con agujas para inmunizaciones; tres espéculos (chico, mediano y grande); un frasco esterilizado y rotulado para la búsqueda de espermatozoides y determinación de ADN; una serie de comprimidos para iniciar el tratamiento preventivo de enfermedades de transmisión sexual y HIV; una ampolla de penicilina; una bolsa de papel madera; un protocolo de asistencia a víctimas de violencia sexual y un portaobjeto.

Estos kit ya fueron armados y distribuidos en los hospitales de referencia de cada región, es decir el Central, Lagomaggiore, Notti, para el Gran Mendoza; el Scaravelli, para la zona del Valle de Uco; el  Paroissien para Maipú; el Perrupato para la zona este y el Schestakow junto con el Regional de Malargüe para la zona sur. 

Además, cada guardia hospitalaria deberá contar con vacuna antitetánica; ampolla de gammaglobulina antitetánica humana; gammaglobulina hiperinmune contra hepatitis B; vacuna contra hepatitis B; medio stuart para cultivo de flujo vaginal y medio especial para chlamydia trachomatis.

 Asistencia a víctimas de violencia sexual

El Protocolo de Asistencia a Víctimas de Violencia Sexual diseña e instala un servicio específico que se agregará a los ya existentes, para comprometer la asistencia médica, psicológica, social y jurídica a personas víctimas de este tipo de delitos.

“Desde el Ministerio de Salud vemos con mucha preocupación el tema de las personas que son víctimas de la violencia sexual, ya que muchas veces no reciben la atención en tiempo y forma”, manifestó Saracco.

Cómo funciona

Una vez producido el delito sexual, la víctima puede concurrir a la guardia de un hospital, donde deberán seguirse los siguientes pasos: en caso de que se trate de un menor de 18 años, debe realizarse inmediatamente la denuncia ante el juzgado de familia de turno, quien será el encargado de conducir todo el proceso legal.

Una vez superada esta instancia, la víctima debe ser trasladada a alguno de los ocho hospitales donde funcionará el protocolo. Allí recibirá atención integral con características médicas, psicológicas y de contención social.

En caso de tratarse de una mujer, desde el punto de vista médico se le brinda anticoncepción de emergencia, antibióticos para evitar enfermedades de transmisión sexual de origen bacteriano, antirretrovirales para prevenir el contagio de Sida, gammaglobulina hiperinmune y una primera dosis de vacuna contra la hepatitis B, además del tratamiento que corresponda de acuerdo al tipo de lesiones que presente y la derivación para que reciba asesoramiento legal.

Por el contrario, en caso de que la primera instancia haya sido la denuncia en una fiscalía con asiento en alguna comisaría, es este ente el encargado de derivar a la víctima a alguno de los hospitales de referencia, según el lugar donde resida.

El traslado de la víctima desde la fiscalía hasta el hospital, se aconseja realizarlo en el vehículo particular del paciente, con la intención de que viaje en compañía de familiares que lo contengan, o en unidades del Servicio de Emergencias Coordinado, dejando como última opción al móvil policial, a fin de no volver a victimizar a la persona.

En caso de ser mayor de 18 años, radicar o no la denuncia pasa a ser una decisión privada, y el organismo de salud que recibió al paciente no debe realizarla si la víctima así lo dispone.

Además de la atención dispensada en un primer momento y la toma de muestras, se pone en conocimiento del caso a los servicios de trabajo social y salud mental de ese efector.

Precisamente, la jefa de trabajo social de cada uno de esas unidades de referencia será la encargada de acompañar el seguimiento psicológico del paciente, que puede elegir hacer este tratamiento en el centro de salud más cercano a su domicilio.

Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 01:38
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 01:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'