El anestesista consumió alcohol y un ansiolítico antes de la operación

Luis Alberto Romero Hiriart, acusado de mala praxis en la operación de apendicitis donde murió una joven en la clínica de Haedo, había ingerido "alcohol y un sedante ansiolítico", además de tener una "personalidad fabulera", de acuerdo con un informe médico que hoy se dio a conocer.

Guillermo Iracheta, abogado del imputado por homicidio simple con dolo eventual confirmó que en el examen "dio positiva la inmunocromatografía de la benzodiacetina", para luego indicar que de acuerdo a esos datos "no cambió nada en la causa". 

El letrado destacó que su defendido "no tiene adicción a las drogas ni al alcohol", pese a en el informe se determinó que había consumido "alcohol y un sedante ansiolítico", antes de la trágica cirugía.

Además, el examen médico al que fue sometido Romero Hiriart determinó que el anestesista tiene "una personalidad fabulera, con disposición a la fantasía".

Al respecto, Iracheta comentó que se trata de "un informe, una interpretación", para luego mencionar que "no constituye una prueba" y que se deberán realizar estudios más profundos, para después sí tener una mejor apreciación.

"Si entró borracho al quirófano y se lo dejó operar, hay más de un responsable", indicó el abogado de Romero Hiriart, en una muestra que la estrategia de la defensa del anestesista apunta a que la responsabilidad sea compartida con el resto de los profesionales.

Además, Iracheta consideró que "sería razonable" pensar en solicitar  un examen psiquiátrico a su defendido, para demostrar que el anestesista no estaba en pleno uso de sus facultades y así poder ser declarado inimputable, aunque aclaró que lo haría sólo "en caso que sea necesario, cosa que por ahora no lo es".

Durante la mañana, la enfermera que participó de la operación  prestó declaración en la Fiscalía, pero el abogado de Romero Hiriart ya confirmó que pedirá la nulidad de ese testimonio y el de la instrumentista, que declaró la semana pasada.

"Hay contradicciones en sus versiones y porque nos les creemos: sus dichos podrían hacerlos responsables así que es lógico que mientan", sostuvo el letrado.

Otra de las personas que fue a declarar hoy en la causa fue la terapeuta que ingresó en el quirófano una vez que se produjo  la muerte de la joven.

Hasta el momento, los dos imputados en la causa son Romero Hiriart, acusado de homicidio simple  con dolo eventual y el cirujano que realizó la cirugía, con el delito de homicidio culposo, pero los dos se han  negado a declarar.

La joven Eliana Romero falleció el martes pasado en la   Clínica Magnasco, en Haedo y el viernes el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires dispuso la clausura de ese centro asistencial, debido a irregularidades en las matrículas de algunos profesionales que allí se desempeñaban.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 18:43
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 18:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes