La responsabilidad de las editoriales universitarias

Carlos Gazzera, director de Eduvim, llegará a Mendoza para cerrar una capacitación internacional. Una clara mirada sobre los sellos universitarios.

Desde ayer y hasta el viernes 7 de noviembre, editores universitarios de todo el país se encuentran en la provincia realizando un curso capacitación por profesionales franceses.

La actividad, organizada por la Red de Editoriales Universitarias Nacionales (REUN), con la coordinación en Mendoza a cargo de la Editorial de la Universidad Nacional de Cuyo –EDIUNC–, se propone capacitar a profesionales (diseñadores, editores, correctores) en diversas herraminetas tecnológicas que posteriormente se utilizarán para editar obras escritas, tanto en soporte papel como en soporte digital.

Los capacitadores que visitan la provincia para dictar los cursos son los franceses Dominique Roux, Edith Cannet e Inès Secondat de Montesquieu, quien, como su apellido lo hace presuponer, es descendiente de Charles-Louis de Secondat, Baron de La Brède y de Montesquieu.

En tanto, el último día de este encuentro contará con la visita de Carlos Gazzera, director de la Editorial de la Universidad Nacional de Villa María (Eduvim), quien es uno de los principales impulsores del posicionamiento del libro universitario argentino (LUA), para que este no sea sólo académico, y de la profesionalizacion de los procesos editoriales de los sellos universitarios.

Antes de su arribo a Mendoza, Gazzera dialogó con MDZ Online e indicó, además de con la Red de Editoriales, esta capacitación se lleva a cabo junto con Emanuel Damoni, director del Programa de Promoción de la Universidad Argentina, dependiente de la Secretaría de Políticas Universitarias.

“Vamos a visitar la culminación de esta actividad, a los colegas, y tenemos previstas también entrevistas con el rector y funcionarios de la universidad para reforzar la importancia de la actividad editorial universitaria”, indicó Gazzera, y agregó que la capacitación que se desarrolla en Mendoza, que es inmediata a una realizada en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), es de fundamental importancia “hacia el futuro de toda la edición en el interior del país”.

- Las ediciones universitarias han experimentado un cambio importante desde hace un tiempo. ¿Cómo definirías este cambio?

- Hace ya varios años, nuestra red de editoriales viene trabajando en una profesionalización del sector editorial, no porque no seamos profesionales del libro, sino porque en muchos casos la profesionalización no sólo depende de tener a un profesional, sino de tener una cadena profesional del trabajo editorial. El sistema universitario argentino, que tiene idas y venidas porque está sujeto a la vida democrática y autónoma de cada universidad, no siempre garantiza la continuidad de los proyectos editoriales, entonces, cuando hablamos de profesionalización, también hablamos de una política de permanencia a largo plazo de sus proyectos editoriales. Formar un publisher, formar a un editor, formar un cuerpo que lleve adelante el trabajo completo de la cadena de valor que tiene el libro no es una cosa que dure la gestión política de un rector o de dos rectores, es mucho más a largo plazo. Por eso es importante entender que las decisiones que se toman hoy pueden tener repercusiones no sólo en lo inmediato, sino también en el largo plazo, y eso es lo que hemos impulsado e ido defendiendo en los últimos años. Y, por suerte, hemos sido escuchados no sólo por las autoridades de cada universidad, y esto ha mejorado notablemente la calidad de nuestros libros universitarios. Esto se mide cuando se ven los catálogos reunidos en las ferias del libro, donde se ve la calidad de los libros, no sólo de la impresión y del formato, sino también de la profesionalidad que hay detrás de cada uno, y la gente no desprecia el libro universitario, sino que lo pone adentro de su horizonte de compra y de expectativa, espera de las editoriales universitarias una mayor calidad en las publicaciones, y estamos muy contentos por eso.

- Más allá de la calidad y de la ampliación de los catálogos, hay un cambio de temática, porque, por ejemplo, la Universidad Nacional de Quilmes publicó Cábala criolla, de Lorenzo Amengual, y la Ediunc sacó Hombres de hierro, de León Gieco y Marcela Furlani, dos libros de ilustraciones.

- Lo mismo hacemos nosotros en Villa María con catálogos de ficción. Eudeba, que es la editorial más antigua que tenemos, nos ha enseñado que la edición universitaria en Argentina, sobre todo de gestión pública, debe garantizar una bibliodiversidad, que es la fortaleza que el sistema universitario puede aportar, porque en cada provincia hay una universidad, y sus editoriales no sólo tienen que publicar endogámicamente lo que se produce en ellas, sino que también deben ser una caja de resonancia de la producción cultural de esa región. Si la UNCuyo no publicara libros como esos, dónde los publicarían los autores de la región, y eso mismo nos va pasando a todos, sobre todo a las editoriales que estamos fuera de Buenos Aires, de Capital Federal.

- Con este nuevo concepto, ¿cómo se posicionan las editoriales universitarias en el mercado? ¿Se puede decir que salen a competir con los grandes sellos?

Nosotros creemos que el ecosistema del libro no se debe plantear en términos de competencia desde la producción pública, sino desde un lugar de resguardo de la bibliodiversidad. En la cadena del libro en la Argentina existe, desde hace un tiempo, desde los años noventa, una hiperconcentración de contenidos, que sigue dándode en el mundo. Hoy Random Huose y Penguin tienen 82 u 86 premios Nobel de literatura, y cuando compraron Alfaguara, a mitad de este año, se quedaron con el cincuenta por ciento de la producción de los diccionarios de la Real Academia Española, es decir que ni siquiera los diccionarios pertenecen a una empresa española. Este nivel de concentración es tan brutal, que en el otro extremo quedan pequeñas editoriales que no tienen un rango capaz de competir contra eso. Nosotros, los editores universitarios, tenemos la responsabilidad de filtrarnos en las grietas que dejan esos dos extremos y tratar de satisfacer allí los espacios de diversidad que no se van a cubrir porque no les interesan a las megacorporaciones o porque no pueden llegar al editor independiente.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (2)
3 de Diciembre de 2016|12:34
3
ERROR
3 de Diciembre de 2016|12:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ya no viene El Tesoro de la Juventud... en colores brillantes y con ilustraciones de fotos perfectas. Ay... cierto que soy una negra y se supone que no tengo cultura porque sigo al DIOS BUCHON...
    2
  2. LO PRIMERO QUE TIENEN QUE HACER ES NO ROBAR TANTO CON LOS PRECIOS... IMPRIMEN UN LIBRO QUE TIENE SÓLO TEXTO NEGRO Y LO COBRAN COMO SI FUERA LA ENCICLOPEDIA FULL COLOR INTERACTIVA DE LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD...
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016