YouTube: Cómo "Los tres chanchitos" ayudaron a construir el autoritarismo español
La película de dibujos animados de 1933 fue traducida al español en España y muestra a los dos chanchitos más vagos con un acento afrancesado, mientras que el chanchito trabajador y disciplinado...¡Tiene acento alemán! Frente a esto, ¿cuál era el verdadero rol del lobo? ¿Feroz o héroe?

El nazismo reinó con toda su carga nefasta entre 1933 y 1945, aunque la ideología “nacionalsocialista” había nacido en Alemania en la década de los años `20 y, a pesar de su derrota al concluir la Segunda Guerra Mundial, su propaganda inundó las raíces de movimientos políticos dentro y fuera de Europa.

Su influencia alimentó al “fascismo” de Benito Mussolini en Italia y a la España de Francisco Franco (en la foto, abajo, junto a Hitler).

Encontramos en YouTube una versión de "Los Tres Chanchitos" muy especial. Durante los primeros años de la dictadura franquista –que se extendió entre octubre de 1936 y su muerte en 1975- “Los tres chanchitos”, la película animada por Walt Disney y estrenada en 1933, fue traducida en España con unas características particulares: el chanchito más trabajador pronunciaba las erres con fuerza, como si fuese alemán. Mientras que sus dos congéneres más holgazanes cambiaban las erres por la “g”, pronunciando las palabras con un francés sonido gutural.

Estaba claro que los medios de comunicación comenzaban a ser parte de un entramado de manipulaciones y fascinación sobre la gente. ¿Servía una velada apología nazi en la España de por entonces? Lo que ocurría con los dibujitos de los cerditos que temían la irrupción del “lobo feroz” era un curso televisado de cómo los españoles debían considerar a sus vecinos: cuáles eran los vagos y cuáles los buenos y, por sobre todo, obedientes.

Frente a esto, habría que replantearse la calificación histórica que dejó mal parado al Lobo.

Mirá aquí  la versión franquista de “Los Tres Chanchitos”




De fábula a propaganda

La historia conocida popularmente como “Los Tres Chanchitos” o “Los Tres Cerditos” es una fábula que tiene como personajes principales a animales que han sido transformados en personas.

La Wikipedia indica que “las primeras ediciones datan del siglo XVIII, pero se piensa que la historia es mucho más antigua”. Sin embargo, nadie duda que entraron en la memoria colectiva de millones de niños y niñas con la versión cinematográfica que hizo de ella Walt Disney en 1933.

Luego, vendría la versión más repetida por estos días a través del omnipresente Cartoon Network: la creada por Looney Toons.

Todos la recordamos más o menos así: “Había una vez tres chanchitos que eran hermanos, y se fueron por el mundo a buscar fortuna. A los tres cerditos les gustaba la música y cada uno de ellos tocaba un instrumento. El más pequeño tocaba la flauta, el mediano el violín y el mayor tocaba el piano (...) Se les ocurrió construir una casa. Por hacerla más rápido, uno la hizo de paja. El otro probó con maderas. El mayor decidió construir su casa con ladrillos.

Cuando las tres casitas estuvieron terminadas, los cerditos cantaban y bailaban en la puerta, felices por haber acabado con el problema:¡No nos comerá el Lobo Feroz! Una a una, las dos primeras fueron derribadas por el lobo debido a su endeblez. Luego, la bestia sopló y sopló, pero la casita de ladrillos era muy resistente y no conseguía su propósito. Decidió trepar por la pared y entrar por la chimenea. Se deslizó hacia abajo... Y cayó en el caldero donde el cerdito mayor estaba hirviendo sopa de nabos. Escaldado y con el estómago vacío salió huyendo hacia el lago.

Los chanchitos no lo volvieron a ver. El mayor de ellos regañó a los otros dos por haber sido tan perezosos y poner en peligro sus propias vidas...”

Esa moraleja final fue la que utilizaron los traductores españoles, al menos, para vincular debilidad y facilismo con la “derrota” y a la “constancia” y “dedicación” con el liderazgo y el triunfo nazi.

De ese modo, aquellos dibujos animados de Disney sirvieron a Franco para prometer una “nueva nación”…y someter a los españoles a sus turbios designios.

Más allá de Franco, Disney lo hizo

Hay diversos estudios que denuncian a Walt Disney como un manipulador político a través de sus películas, principalmente, una vez terminada la Segunda Guerra. Otros, hasta lo acusan de "agente del FBI". Y algo de cierto hay, desde el momento en que afirmó su ideología con hechos
como testificar en contra de los trabajadores comunistas en una comisión investigadora del Congreso norteamericano.

Los chilenos Ariel Dorfman y Armand Mattelart analizaron en los años ´70 el rol de Disney en la propaganda estadounidense.  

 

Basado en ese trabajo, Carlo Frabetti escribió que "en cuanto a los largometrajes de dibujos animados de la factoría Disney, sobre todo los de la primera época, han desempeñado un papel crucial en el proceso de suplantación de la cultura popularpor la cultura de masas, al contribuir de forma decisiva a banalizar, edulcorar y resemantizar (es decir, ideologizar) los grandes cuentos maravillosos tradicionales y los clásicos de la literatura infantil".

 

El ensayista escribió al respecto que "a primera vista, podría parecer que su carga ideológica no es muy intensa; pero no hay que olvidar que las películas de Disney van dirigidas (aunque no solo a ellos) a los niños, es decir, a un público indefenso ante los poderosos estímulos audiovisuales de estos excelentes (desde el punto de vista técnico) productos".

 

 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
28 de Julio de 2014|23:34
2
ERROR
28 de Julio de 2014|23:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
11 de Julio de 2008|18:26
LA FABULA "LOS TRES CHANCHITOS" FUE ESCRITA POR RAQUEL ROBERT, MENDOCINA AUTORA ENTRE OTRAS ,NADA MAS Y NADA MENOS QUE EL LIBRO ,"MAMA". LUEGO DE ESTRENARSE EN EL CINE ,WALT DISNEY VINO A MENDOZA A CONOCER A RAQUEL PERSONALMENTE.
1