Reeditarán la obra completa de Macedonio Fernández

Después de 40 años, cuentos, novelas, poemas y el resto de los textos de uno de los escritores más extraños de la literatura argentina vuelven a ser publicados.

Macedonio Fernández (1874-1952) fue autor de novelas, cuentos, poemas, ensayos, artículos periodísticos y textos inclasificables atravesados por la filosofía, la metafísica, la contemplación del mundo y el desciframiento de los misterios del universo, siempre con una mirada vanguardista que fue clave para entender la historia de la literatura argentina. 

Antes de dedicarse a la escritura y la reflexión silenciosa, Macedonio estudió en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, donde fue compañero y amigo de Jorge Borges -padre del autor de Ficciones-, con quien compartían el interés por la psicología de Herbert Spencer y por la filosofía de Arthur Schopenhauer.

En su Autobiografía, Jorge Luis Borges, quien heredó de su padre la amistad con el autor de Papeles de Recienvenido, dice: “De todas las personas que he conocido en mi vida -y he conocido a algunos hombres verdaderamente excepcionales- nadie me ha dejado una impresión tan profunda y duradera como Macedonio”. 

En diálogo con la agencia de noticias Télam, la editora María Fernanda Pampín, encargada de la reedición de la obra completa de este extraordinario autor, habló sobre la selección de títulos, el criterio editorial, el aporte cultural y la vigencia del pensamiento de este escritor fundamental y fuera de serie. 

- ¿Cuál fue el punto de partida para empezar a reeditar la obra de Macedonio y cuál fue el criterio de selección de títulos? 

- Comenzamos a reeditar las Obras Completas con el propósito de relanzar la obra y renovar la imagen de la colección, que empieza en la cubierta de los libros con un diseño modernizado y atractivo para el público.
Relanzamos Museo de la novela de la Eterna, que consideramos su obra fundamental (la más leída a través de los años) en la medida que, como sostiene Ricardo Piglia, no solamente “establece las bases de una historia del género” sino que “propone una relación directa con las grandes poéticas europeas y define la especificidad de la tradición”, luego, Papeles de Recienvenido y Continuación de la Nada, uno de los pocos títulos publicados en vida del autor. Este libro se compone de textos disímiles: cartas, brindis, salutaciones, relatos, escritos fragmentarios que revelan un Macedonio ecléctico: humorista, teorizador, novelista, metafísico, que aunque son rasgos que aparecen en el conjunto de su obra aquí se ven sutilmente reunidos. A estos dos títulos agregamos Cuadernos de todo y nada, un pequeño libro que recoge los pensamientos cotidianos de Macedonio apuntados durante más de cuatro décadas en pequeños cuadernos, con una riqueza reflexiva inaudita para este tipo de escritos.
El volumen figura fuera de las obras completas debido a que luego de su edición inicial fue incorporado como parte del volumen Todo y Nada. La decisión de reeditarlo es parte de un pedido de los lectores: es una pequeña joya que todos quieren releer”. 

¿Por qué considera necesaria la reedición de su obra? 

- Se trata de un autor siempre nuevo, que genera cada vez más y productivas lecturas. Permite releer a partir de él la tradición literaria nacional y latinoamericana. No solamente se reproducen los lectores sino que se multiplican los estudios académicos nacionales e internacionales de sus libros y las traducciones de sus textos. Hace poco se publicó en alemán Museo de la Novela de la Eterna en una importante colección de clásicos universales. Macedonio, que hace de lo experimental una estrategia y una práctica constante, representa la vanguardia argentina. Su literatura aún hoy resulta polémica, desafiante y sumamente original. El discurso excéntrico que lo caracteriza permite ponerlo en diálogo con cualquier otra propuesta vanguardista del siglo XX. 

¿Cuál es el aporte de Macedonio a la literatura?

- Su legado tiene dos vertientes: por el discurso filosófico, que ha sido reconsiderado y puesto en valor en la última década por estudiosos como Daniel Attala o Marisa Muñoz y, por la narrativa, especialmente en la tradición novelística nacional. Volviendo a las reflexiones de Piglia, “la obra de Macedonio es clave en la historia de la novela porque expresa el momento de la autonomía plena de la ficción”, así como “la historia moderna del género en la Argentina es la historia de la escritura interminable de Museo”. La literatura macedoniana resulta decisiva para comprender la literatura del siglo XX, si pensamos tan solo en Borges, Leopoldo Marechal, Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares. Borges se sentía muy cercano a la propuesta macedoniana y asumía su deseo de escribir como él y afirmaba: “Yo por aquellos años lo imité, hasta la trascripción, hasta el apasionado y devoto plagio. No imitar ese canon hubiera sido una negligencia increíble”. Por otra parte, la literatura argentina contemporánea trabaja insistentemente con su legado: es posible verlo, por ejemplo, en los libros de Sergio Chejfec, Juan José Saer, César Aira y, por supuesto en la obra del propio Piglia.

¿Qué otros títulos prepara la colección?

- Los próximos títulos que saldrán antes de fin de año son Relato, cuentos, poemas y misceláneas, Teorías y No toda es vigilia la de los ojos abiertos. Y la siguiente etapa, planeada para el transcurso de 2015, incluirá Adriana Buenos Aires, Epistolario, Papeles Antiguos y Todo y Nada. 

Fuente: Télam


En Imágenes