Deportes

El Real Madrid le dio un golpe de realidad al Barcelona

La derrota por 3-1 ante el Real Madrid fue todo un golpe de realidad para el Barcelona, que mostró que es un equipo en formación.

 La derrota por 3-1 ante el Real Madrid fue todo un golpe de realidad para el Barcelona, que en la búsqueda de su nueva identidad se encontró hoy con un bofetazo.

"El resultado es justo", admitió Gerard Piqué, muy desafortunado en todo un partido que demostró que las apuestas audaces no siempre salen bien: Luis Enrique puso al uruguayo Luis Suárez como titular tras cuatro meses sin jugar partidos oficiales, y el uruguayo demostró que mantiene el instinto y la ambición, pero que también los "cracks" necesitan rodaje. Tanto en su debut en el Ajax como en el Liverpool había anotado. En el Barcelona, aunque lo intentó, no.

El entrenador apostó también por Xavi Hernández, un jugador que marcó por años la identidad del mejor Barcelona, pero que hoy tiene que necesariamente sentirse extraño en un equipo que quiere ser vertical y no termina de serlo, al tiempo que pierde ese dominio del balón que lo hizo único. El croata Ivan Rakitic, el hombre que sí se siente cómodo en la verticalidad y la dinámica anárquica, jugó sólo la media hora final.



Aunque, como tantas veces en el fútbol, la distancia entre el triunfo y la derrota estuvo en un instante, los 22' del primer tiempo, cuando Iker Casillas tapó bien el arco y desvió por un centímetro el que era el 2-0 en los pies de Lionel Messi tras un impecable centro de Suárez desde la derecha.


El Barcelona se frotaba las manos ante una tarde feliz, porque Neymar había mostrado su talento para anotar el 1-0 en una jugada que inició Messi rompiendo la cintura de dos rivales, continuó Suárez y definió el brasileño, que pareció encandilar a sus dos lejanos marcadores.

Barcelona clasico


Messi, ese jugador indefinible en cuanto a posición, jugaba hoy entre el mediocampo y la mediapunta, era el inicio de todo, aunque también aspiraba a ser el final: con un gol habría igualado a Telmo Zarra como máximo anotador en la historia de la Liga española. Con dos, el récord sería suyo y sólo suyo.

Nada de eso: no hubo récord de Messi y se acabó el del chileno Claudio Bravo, que mantuvo vírgenes sus redes en los primeros ocho partidos -754 minutos- y hoy se encontró con que Cristiano Ronaldo no perdonaba y anotaba a los 34' de penal. No es lo mismo medirse al Real Madrid que a tantos otros rivales de la Liga.

Real madrid barça ronaldo


Y por eso, porque no es lo mismo, a partir de ahí comenzó a apagarse el Barcelona. Ya no habría margen para jugadas de fantasía como la que intentó Neymar ante James Rodríguez en el inicio, intentando pasar al colombiano tras aprisionar le pelota con ambas piernas.

El 2-1 de Pepe agravó más las cosas, pero la estocada fue el error de un símbolo como Andrés Iniesta, que no se entendió con Mascherano -muy sólido hoy en una defensa renqueante- y, tras pelear en la banda la pelota con Isco, lo único que logró fue una generosa habilitación para el rival, que precipitó el contraataque para el 3-1 blanco. Un rato después, Iniesta se iba lesionado en un gemelo.

Pepe gol ar barça


"Ese tercer gol nos ha hecho mucho daño", admitiría después Luis Enrique, que no buscó excusas: "Este partido es una demostración de que hay rivales que juegan tan bien como nosotros o incluso mejor, como hoy. Hay que identificar los errores para paliarlos".

Mientras el entrenador azulgrana busca los errores, Messi, que debutó en el Bernabeu en aquel triunfo por 3-0 del Barcelona en noviembre de 2005 que incluyó aplausos del público blanco a Ronaldinho, comienza a despedirse de una época, de un estado de ánimo en el templo blanco: llevaba cinco victorias, un empate y sólo tres derrotas en Madrid. Siete meses atrás había anotado tres goles y asistido en el otro para el trepidante 4-3 que se llevaron los azulgranas del estadio del archirrival.

Las cosas están cambiando, el Real Madrid ya no sufre el complejo que lo atenazó en la "era Guardiola" y ya son cuatro sus triunfos en casa desde que Messi es rival. Frustrante para el argentino que, en el final, falló por varios metros un tiro libre. Frustrante, además, porque Messi sigue siendo el alfa y el omega del Barcelona, pero el Barça ya no tiene del todo claro qué es. 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|17:08
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|17:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016