Más de 150 agresiones diarias se registran en las escuelas bonaerenses y de Capital Federal

El dato corresponde a los primeros cuatro meses de corriente año, período en el que se contabilizaron 16.000 casos de violencia en escuelas de Buenos Aires y casi 4.000 en la Capital.

Las escuelas porteñas y bonaerenses registraron un promedio de 156 agresiones físicas diarias en lo que va del año, donde alumnos y maestros fueron víctimas de acciones que desnudan el alto grado de violencia e intolerancia que existe tanto en centros educativos privados como públicos.

Unos 15 mil casos de agresiones físicas se registraron en los primeros cuatro meses del año en 16 mil escuelas bonaerenses, según revelaron fuentes educativas al Diario Popular.

Por su parte, los colegios porteños presentan un panorama similar, con 3.750 casos registrados en unas 4.000 escuelas, estadística que preocupa a las autoridades educativas locales, que señalaron como "crítica" a la situación.

Además, el crecimiento de los episodios de violencia escolar obligó a los maestros a recurrir a terapias y asistir a reuniones grupales, para intentar superar los problemas que se generan tras sufrir una agresión.

La jornada que se desarrolló el sábado en la Universidad Nacional de Mar del Plata, denominada "Violencia escolar y estrés docente" es una prueba elocuente de la preocupación en los educadores.

Por su parte, el titular de la cartera educativa porteña, Mariano Naraodowski expresó que "hay que recomponer el respeto en el aula", como primer paso.

Las declaraciones del ministro fueron formuladas tras el reciente episodio del alumno que agredió a la maestra en un colegio en Caballito, que derivó en la expulsión del agresor e instaló el debate sobre cómo resolver estos conflictos.

"Tiene que quedar claro que no es lo mismo hacer las cosas bien que hacerlas mal. La expulsión en estos casos es positiva, pero al mismo tiempo hay que ayudar a estos chicos y vamos a trabajar para que vuelvan a escolarizarse", indicó.

En tanto, el sociólogo Gabriel Kessler, investigador del CONICET señaló que "no hay recetas ni respuesta fácil, porque hay un claro desdibujamiento del concepto de ley como marco normativo para muchos jóvenes, y en todas las dimensiones, no sólo en la escuela".

Kessler sostuvo que frente al conflicto que deben afrontar las instituciones "se delinean dos posturas" bien opuestas. "En ciertas escuelas prima la política de separar a los chicos más violentos, pues atacan a sus compañeros en clases y generan un ejemplo negativo para el resto, posición reforzada por la presión de muchos alumnos y padres", indicó. 

El sociólogo mencionó que "los directivos que toman estas medidas no se justifican con un discurso reaccionario, sin en la carencia de recursos, tiempos y saberes para encarar el problema, porque los casos problemáticos exigen mucho trabajo y atención, en detrimento del resto de los alumnos".

"La posición opuesta la encontramos en directivos que, aún reconociendo las dificultades, prefieren tratar de mantener a los chicos en la escuela a toda costa, porque aunque no aprenden nada mientras estén allí, al menos están supervisados", agregó.

De todas maneras, Kessler quizo dejar en claro que la escuela sigue tieniendo "un rol protagónico porque, a pesar de todos los problemas y carencias que sufre, es quizás la única institución en la que los jóvenes todavía confían y que esperan que contribuya a crear otro futuro posible".
Opiniones (0)
16 de agosto de 2017 | 14:23
1
ERROR
16 de agosto de 2017 | 14:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville
    14 de Agosto de 2017
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville