Detectan actividad cerebral en pacientes en estado vegetativo

Hay mucho interés sobre cuántos pacientes tras sufrir daños cerebrales graves mantienen un nivel de consciencia como para notar lo que ocurre a su alrededor.

Un equipo de científicos del Reino Unido, Chile, Canadá y Estados Unidos ha encontrado sutiles patrones cerebrales de consciencia en pacientes a quienes se había diagnosticado un estado vegetativo, lo cual apunta a redes cerebrales que podrían sostener la consciencia incluso cuando un paciente parezca estar inconsciente e insensible. El estudio podría ayudar a los médicos a identificar pacientes que estén conscientes a pesar de parecer que no lo están y no poder comunicarse.

Ha habido mucho interés recientemente sobre cuántos pacientes en estado vegetativo tras sufrir daños cerebrales graves mantienen en realidad un nivel de consciencia lo bastante grande como para darse cuenta de lo que ocurre a su alrededor. Aunque impedidos de todo movimiento y respuesta, algunos de estos pacientes son capaces de llevar a cabo tareas mentales como imaginar que juegan un partido de tenis. Utilizando un escáner de resonancia magnética funcional por imágenes (fMRI), que mide la actividad del cerebro, unos investigadores lograron tiempo atrás registrar actividad en la corteza premotora, una parte del cerebro que se ocupa del movimiento, en pacientes aparentemente inconscientes a los que se les pidió que se imaginaran jugando al tenis.

Los hallazgos de este tipo han propiciado la puesta a punto de métodos, por ahora rudimentarios y experimentales, que puedan ofrecerles a sujetos como ese la posibilidad de comunicarse con el mundo exterior. Por ejemplo, un hecho destacado al respecto ocurrió hace varios años, cuando unos científicos de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido y la Unidad de Ciencias de la Cognición y el Cerebro del Consejo de Investigación Médica, del mismo país y vinculado a la universidad antedicha, fue capaz de utilizar resonancia magnética funcional por imágenes para determinar que un paciente en aparente estado vegetativo era capaz, valiéndose de la táctica de generar en su cerebro dos patrones de actividad cerebral claramente distintos, de responder de manera inteligente a preguntas a las que se pudiera contestar con un "Sí" o un "No". Con una vía como esta, una persona consciente podría incluso elegir letras del abecedario hasta componer un mensaje.

En una nueva investigación, el equipo integrado, entre otros, por Srivas Chennu, de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido, así como Andrés Canales Johnson, Francisco Olivares y Daniela Cabezas Soto, del Laboratorio de Neurociencia Cognitiva y Social, dependiente de la Universidad Diego Portales, en Santiago de Chile, ha utilizado electroencefalógrafos de alta densidad y una rama de las matemáticas conocida como Teoría de Gráficos para estudiar redes de actividad en cerebros de 32 pacientes con diagnóstico de estado vegetativo, y compararlas con las de adultos sanos.

Los investigadores han corroborado que en la mayoría de los casos, las redes que sostienen la consciencia en el cerebro sano, ricas en conexiones y actividad, están seriamente mermadas en los pacientes en estado vegetativo. Sin embargo, y esto es importantísimo, hay casos en los que no se da esta situación. Algunos pacientes supuestamente en estado vegetativo tienen ciertas redes cerebrales notablemente preservadas que parecen similares a las de los adultos sanos; estos pacientes fueron los que mostraron señales de consciencia al seguir órdenes verbales como la de que se imaginasen jugando al tenis.

Entender cómo surge la consciencia a partir de las interacciones entre las redes sostenidas por diversas regiones cerebrales es un reto científico tan fascinante como difícil de abordar. Para los familiares de pacientes a los que se ha diagnosticado un estado vegetativo, y para algunos de estos, se trata de mucho más que una cuestión científica, tal como subraya el Dr. Chennu. Esta línea de investigación puede marcar para las familias la diferencia entre considerar que ese ser querido está muerto en vida, y descubrir que en realidad sigue ahí, inmóvil pero consciente, pensando, experimentando emociones y probablemente escuchando lo que ocurre a su alrededor.

Actividad cerebral de pacientes en estado vegetativo

 Redes cerebrales en dos pacientes (izquierda y centro) a quienes se diagnosticó el estado vegetativo. Ambos presentaban la misma apariencia exterior de insensibilidad e inconsciencia, pero uno de ellos (centro) imaginó que jugaba al tenis cuando se lo pidieron, como también lo imaginó, a efectos de comparación, un adulto sano (derecha). La mayor similitud de la red cerebral activa del sujeto del centro con la del adulto sano de la derecha que con la del paciente de la izquierda resulta evidente. (Imagen: Srivas Chennu) 


Para los pacientes de esta última clase, las investigaciones de este tipo son aún más cruciales, pues pueden significar, con un alcance que abarca también aspectos legales, su regreso al mundo de los seres conscientes del que se les había excluido oficialmente con el diagnóstico de estado vegetativo o estado mínimamente consciente.

Los resultados del nuevo estudio, y los de otros posteriores que sigan esta misma línea de investigación, podrían mejorar la evaluación médica en casos de daños cerebrales graves y ayudar a identificar pacientes que podrían estar conscientes pese a no parecerlo y a no poder comunicarse.

Los resultados podrían ayudar a los investigadores a desarrollar una forma relativamente sencilla de identificar qué pacientes pueden estar conscientes y cuáles se hallan sin duda en un estado vegetativo verdadero. A diferencia de la prueba de imaginarse jugando al tenis, que puede ser una tarea mental difícil para algunos pacientes y que requiere escáneres de resonancia magnética funcional por imágenes, caros y de acceso a menudo difícil, esta nueva técnica usa electroencefalografía (EEG) y podría por tanto ser empleada con menor esfuerzo y junto a la propia cama del paciente. Sin embargo, la “prueba del tenis” es el test, de entre los usados por el equipo, que si se pasa con éxito demuestra con la mayor contundencia que el paciente está consciente, hasta el punto de poder seguir órdenes utilizando para ello sus pensamientos. Los investigadores creen que una combinación de tales pruebas podría ayudar a mejorar la precisión en el diagnóstico inicial de un paciente con daños cerebrales severos y en su potencial evolución posterior.

Si se determina que las redes de “consciencia” de un paciente están intactas, entonces se sabrá que probablemente es consciente de lo que sucede a su alrededor.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|01:40
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|01:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016