10 trucos más que todo corredor debe saber

Te contamos la segunda serie de veinte trucos imprescindibles que debes conocer como corredor, cualquiera sea tu nivel.

11) Respira con el vientre. Esto no es fácil y debe ser practicado y hecho consciente antes de una carrera. Toma aire con el vientre y expúlsalo contra una ligera resistencia de tus labios apretados o con un gruñido o gemido. Esto utiliza el diafragma correctamente y previene la punzada. 

12) Espera tu segundo aliento. Tarda unos seis a diez minutos y un grado de temperatura corporal desviar la sangre hacia los músculos activos. Cuando eso ocurre notarás un ligero y cálido sudor y sabrás lo que significa el “segundo aliento”. Debes correr muy despacio hasta que eso ocurra. Entonces puedes sintonizarte en “cómodo”, ponerte en piloto automático, y disfrutar.

13) Corre contra el tráfico. Dos cabezas son mejor que una para evitar un accidente. Si das la espalda a los conductores estás perdiendo control de tu vida. Por la noche lleva algún material reflectante o una pequeña linterna. 

14) Deja a los perros su territorio. Cruza al otro lado de la carretera y coge algún objeto que puedas blandir contra ellos. Nunca pretendas correr más que un perro. Pone cara al perro y no dejes de hablar hasta que te parezca seguro continuar. 

15) Aprende a leer tu cuerpo. Tene cuidado con los signos de sobreentrenamiento. Si tu segundo aliento te produce un sudor frío y húmedo, vete a casa. Establece una línea que te alerte de un peligro inminente. Pérdida de energía, pulso alto por la mañana, mareo estando de pié, garganta irritada, glándulas inflamadas, insomnio, palpitaciones, son algunos de los frecuentes presagios de problemas. 

16) No corras con gripe o catarro. Significa sobreentrenamiento. Ya has corrido demasiado. Espera por lo menos tres días, preferiblemente más. Échate una siesta a la hora que normalmente corres. 

17) No hagas trampa con el sueño. Añade una hora extra cuando entrenes fuerte. Planea al menos una o dos siestas a la semana y una larga tras tu carrera del fin de semana. 

18) Cuando estés lesionado busca una actividad sustituta para mantener la forma. Nada, monta en bici o camina el mismo tiempo que normalmente corres. 

19) La mayoría de las lesiones resultan de un cambio en tu entrenamiento. Un cambio de zapatillas, un aumento de kilometraje, trabajo de cuestas o velocidad, o cambio de terreno. Casi siempre hay asociada una debilidad en el pié, desequilibrio entre fuerza y flexibilidad de los músculos, o una pierna más larga que otra. El uso de alzas en el talón, soportes del arco, modificación de las zapatillas y ejercicios correctivos pueden ser necesarios para volver a correr sin dolor. 

20) El entrenamiento es una aplicación práctica del Síndrome de Adaptación General de Hans Selye. Se realiza un esfuerzo, el organismo reacciona, se le da un tiempo adecuado para reestablecer el equilibrio. Entonces se le vuelve a forzar. Cada uno de nosotros puede soportar diferentes cargas y necesita diferente tiempo para la adaptación. Vos sos un experimento único de este síndrome. Establece tu propio entrenamiento, no sigas el de nadie más.

543912 10151742048009792_991576920_n


Fuente:  Antonio J. Gutiérrez Lucas

Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 01:42
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 01:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"