Los escritores mendocinos y la Feria del Libro

Un autor reflexiona sobre el tratamiento que, en los círculos oficiales, se les brinda a los escritores mendocinos que él tilda de “independientes”.

Parte 1

Soy un escritor del barrio de los escritores independientes de Mendoza. Un barrio que inicia su historia mucho antes que nosotros, en los 60 y 70, con escritores como Rodolfo Bracelis, Tejada Gómez, V.H. Cúneo, Fernando Lorenzo, Paco Urondo, Abelardo Vázquez padre o Carlos Levy. Un barrio que siempre buscó renovar no solo el lenguaje de las letras y el arte, sino también los espacios, los escenarios y, lo que es más importante, los compromisos. Los escritores independientes de Mendoza nunca hemos sido un barrio tibio.

Personalmente, nací a las letras en el seno de un colectivo de artistas llamado El Círculo de Matiné, que en el principio de la democracia -en lo gloriosos años 80- se planteó el desafío de llevar la literatura y la expresión de los artistas a la calle.

Pablito González, Yayo Vázquez Hijo y Teny Alós son tres escritores de aquellos años -del barrio de la Facultad de Filosofía y Letras-, tres hermosos fantasmas que hoy nos acompañan y quiero también recordar.

Muchos de mis amigos escritores son también sus amigos, y es que la literatura mendocina tiene ese viso de fraternidad. De hermandad, de club de barrio. Pero cuando me pregunto ¿qué es ser un escritor mendocino?, viene a mí –una y otra vez- la misma imagen. Ser un escritor mendocino es haber nacido en una acera impar. En la irremediable acera de enfrente. Es llevar la marca de la otredad. Porque, digámoslo con claridad y sin miedo, la literatura mendocina es una literatura proscripta en su propia tierra. Una literatura oculta en lo oculto.

En una cultura invisibilizada como la nuestra, los jóvenes son no solo el recambio, sino también la esperanza, el oriente. La historia es barro, quien desconoce su origen desconoce su historia y, lo que es más triste, desconoce su barrio, su esquina. Los artistas del barrio de los escritores independientes de Mendoza debemos actuar de manera integrada, unidos por un destino común-colectivo. Los pibes son el relevo, la esperanza de que algún día nuestras letras dejarán de ser ocultas y ese acervo cultural del cual somos custodios llegará a las azoteas vecinas, a las esquinas vecinas, a los patios vecinos, a los baldíos vecinos, iluminando la noche como un meteorito de luz.

Bajo la consigna de que los escritores mendocinos -la cultura mendocina- ni interesan ni convocan, el Ministerio de Cultura de la Provincia diseña una Feria donde los distintos colectivos-actores que conforman nuestras letras no tienen la menor posibilidad de discutir-debatir qué tipo de feria quieren. Está muy claro que este diseño no nos representa, no nos expresa.

Queremos una feria que diga, que exprese. Tenemos una agenda y queremos mostrarla. No queremos una Feria que nos utiliza, que utiliza a los escritores mendocinos y nos esconde en un rincón.

Queremos una feria con historia, con objetivos, con propósitos, con miradas. Una feria integrada con los distintos actores que conforman nuestra cultura. No queremos un evento vacío que no dice nada de nosotros. Queremos una Feria donde estemos incluidos, queremos inclusión. Queremos ser parte de su diseño. Queremos una feria que, en definitiva, esté orgullosa de nosotros.

El presupuesto que debería financiarnos a nosotros termina financiando y promoviendo al aparato cultural bonaerense. Se nos utiliza como relleno.

Los escritores mendocinos estamos calificados para hacernos cargo del diseño y gestión de nuestra Feria, nuestra exclusión del diseño de la misma es la corroboración de una política cultural que no nos incluye y que ha hecho de la cultura mendocina un evento. Tristísimo.

Parte 2

La literatura mendocina es -como ya dije- un club de barrio, una esquina donde todos se conocen… Y juegan a las bochas o al ping-pong. Y alguno -hay que decirlo- al dominó.

Al fin de cuentas, solo somos sedimento-barro-arcilla. Un Gólem cuyano. Una centena de anécdotas y textos… de cielos, estrellas y estrellados. Tenemos nuestro propio obituario y hasta un reloj de arena que parcela el tiempo en granos en vez de horas.

Cuando uno de los nuestros muere, hacemos festivales para recordarlo, para no dejarlo, en definitiva, morir. Así somos de jodidos.

Nos gusta tanto el agua mineral como el vino grueso y pesado, depende de la hora del día y de la edad de la vida. Nunca nos presentamos a las convocatorias de los concursos porque sabemos que no son para nosotros. Ni lo premios ni las grandilocuentes ediciones. Menos aún las Ferias.

Los escritores mendocinos somos habitantes de las cavernas, vivimos en cuevas que nos protegen tanto de la lluvia y el frío como de los funcionarios de la cultura. Las personas no se acercan a nosotros porque los contagiamos, los enfermamos con la locura de la alborada y la luna. Una enfermedad, créanme, incurable.

Cuando llega un nuevo miembro a las esquina, lo recibimos con ladridos y mordiscones, moviendo la cola y aullando a la noche inmensa. Al agua de lluvia -que cura el corazón- la bebemos de los charcos, en cuatro patas, abrevados como los perros o los caballos.

No tenemos DNI ni seguro social ni aportamos a la Afip. Menos ISBN… (el Gobierno nos pide número de ISBN y facturero para vender cuatro libros editados en fotocopia y encuadernados en cartón).

Es verdad que tenemos, ¿cómo decirlo?, uno que otro tics, nos gustan las causas inútiles y perdidas, entre nuestros miembros abundan las Asociaciones por la Preservación de las Mariposas y tenemos una decena de mili-tontos que luchan por el derecho de los barriletes a volar en libertad. Se entiende… A volar, sin piolita.

Así somos de jodidos.

¿Será por eso que el Gobierno nunca nos invita a la Feria Provincial del Libro?

Carlos Córdova

PD: Por estos días ha aparecido mi nombre asociado a la Feria, quiero aclarar que lo que he hecho es gestionar un espacio para la prestigiosa Tariqat Naqshbandi de la Orden Sufí. La Feria Provincial del Libro, no cuenta con mi apoyo.


Opiniones (7)
9 de Diciembre de 2016|08:49
8
ERROR
9 de Diciembre de 2016|08:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. dale roki, vos que sos tan kurto decinos qué libros leíste de vargas llosa. Ojo, paradiso no lo escribió èl.
    7
  2. para el proximo año propongo se invite a Vargas Llosa hablando de politica latinoamericana y a los escritores consagrados de best sellers copy paste Majul y Lanata !!!!!! ahi si sería una feria de gente bien....
    6
  3. Una pena la feria, parecia una feria de saldos mal organizada en todo sentido y cierta parcialidad en torno a los autores... Ojala cada una de las partes tome nota de la pobreza intelectual y material de los contenidos de la misma y llamo a que el proximo año se distribuya mejor el espacio y no participen del espacio ni una murga ni un grupo de teatro que irrumpa a los gritos perturbando este espacio que bien merece la lectura y observacion. Gracias!
    5
  4. Gracias Chita por tener esa cariñosa opinión descalificadora, engrandece tu cosmovisión del tema.
    4
  5. El presupuesto que debería financiarnos a nosotros.... léase el presupuesto que debiese financiarnos a nosotros
    3
  6. El Sr Tiquito es uno de los zapallitos a sueldo del Ministerio de Cultura!
    2
  7. Está bueno que el autor se coloque la escarapela, pero eso de declararse abanderado por luchas pasadas es parte de los fracasos que no nos deja evolucionar. Es hora de aceptar el derecho de todos, la feria del libro abarca escritores y lectores. Eso de querer silenciar al lector resalta la inseguridad del autor. PD en cuanto a la aparición de su nombre tiene que ver con una solicitud de participación que él hizo y que a unos días de comenzar la feria decidió abortar. limpiar las culpas desde el arrepentimiento y no desde la negación.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic