Joe, el dinosaurio hallado por un joven de 15 años

El esqueleto había sido obviado por palentólogos, sin embargo, es uno de los más completos encontrados y es significativamente importante.

Algo realmente difícil de digerir para las autoridades científicas de la arqueología pero que, a fin de cuentas, es cierto: un joven de secundaria encontró el esqueleto fósil más pequeño y más completo que se conoce desde los dinosaurios de cresta de tubo de Parasaurolophus.

El descubrimiento, anunciado por el Raymond M. Alf Museum of Paleontology en su página web, muestra que el herbívoro prehistórico afloró su extraño sombrero antes de celebrar su primer cumpleaños. Exploraciones tridimensionales de casi todo el fósil están disponibles gratuitamente en la web, haciendo de este, el dinosaurio más accesible digitalmente hasta la fecha. El esqueleto fósil fue descubierto en 2009 por el estudiante de secundaria Kevin Terris, en Grand Staircase-Escalante Monumento Nacional en el sur de Utah.

Increíblemente, el espécimen había sido ignorado por dos paleontólogos profesionales que caminaban a varios metros de profundidad cerca de los huesos días antes del descubrimiento. “Al principio estaba interesado en ver lo que era la pieza inicial de hueso que sobresalía de la roca“, comentó Terris. “Cuando expusimos el cráneo, yo estaba muy emocionado“, expresaba el joven. Tras la excavación y posterior limpieza del fósil, se reveló casi todo el esqueleto de un bebé dinosaurio que medía sólo dos metros de largo cuando murió.

Joe, bebé de parasaurolophus


El estudio detallado del esqueleto de “Joe” se identificó como la muestra más completa conocida de Parasaurolophus, identificándosele un morro parecido a un pico de pato, así como que vivió a lo largo del oeste de América del Norte hace 75 millones de años. El herbívoro se caracterizaba por tener una estructura ósea con forma tubular en la parte superior de su cráneo, que los científicos creen que usaba como trompeta para hacer una explosión de sonido en su comunicación, además de ser una especie de carta de presentación de cara al resto de ejemplares de su manada.

Aunque ya se conocían cráneos parciales y esqueletos de esta especie adultos desde hace más de 90 años, los científicos previamente sabían muy poco acerca de la fase de crecimiento de los Parasaurolophus.

Curiosamente, el nuevo fósil muestra que el bebé Parasaurolophus tenía una especie de golpe en la parte superior de la cabeza, que más tarde se transformó en el tubo curvado de los adultos. “Nuestro bebé de Parasaurolophus apenas cuenta con una cuarta parte de su tamaño adulto, pero ya había comenzado a crecer su cresta “, dijo el científico principal del proyecto Andrew Farke, del “Raymond M. Alf Museum of Paleontology”.

“Esto es sorprendente, ya que algunos otros dinosaurios de este tipo no parecían brotar su osamenta hasta, al menos, la mitad de su crecimiento, pero el Parasaurolophus tenía que empezar temprano con el fin de formar su tocado único”.

Una muestra de hueso de la pierna ayudó a estimar la edad del espécimen en la muerte. “Los dinosaurios tienen anillos de crecimiento anual en el tejido óseo, como los árboles. Pero no vimos ni un solo anillo. Eso significa que creció a un cuarto de su tamaño adulto en menos de un año “, comentó una de las responsables del proyecto Sarah Werning de la Universidad de Stony Brook. Aunque “Joe” sólo medía un metro ochenta y sólo tenía un año de edad, habría crecido hasta 25 metros de longitud durante la edad adulta.

Joe, bebé de parasaurolophus

El esqueleto fósil ha producido un mundo de información hasta ahora desconocida sobre Parasaurolophus y sus parientes. Las exploraciones científicas documentadas muestran la anatomía interna del cráneo del dinosaurio, lo que permite una reconstrucción de sus capacidades vocales.

Debido a la amplia importancia del fósil, los investigadores han hecho exploraciones digitales en 3D de todo el fósil disponible gratuitamente en Internet a través de la página del Proyecto Dinosaurio Joe, en donde se puede visitar páginas que explican por qué es importante este espécimen y hasta ver una reconstrucción en 3D de su cráneo.

Aunque las porciones de otros fósiles de dinosaurios han sido escaneadas y distribuidas de esta manera antes, esta es la primera vez que se publica prácticamente un esqueleto entero. Esto permitirá a los científicos y al público un acceso sin igual.

La encargada de publicar el estudio que describe el nuevo fósil fue la revista científica de acceso abierto “PeerJ” (lo que significa que cualquier persona puede leer y descargar el artículo de forma gratuita, y sin restricciones). Además, la muestra está ahora en exhibición en el “Raymond M. Alf Museum of Paleontology” en California.

En la autoría de investigadores se ha incluido a Andrew Farke del citado museo, Sarah Werning (Unidad de Paleontología de la Universidad de Berkeley en California, y la Universidad de Stony Brook, en Nueva York), y los estudiantes de secundaria Derek Chok, Annisa Herrero, y Brandon Scolieri.

Fuente: http://redhistoria.com/

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|13:31
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|13:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic