Deportes

Gimnasia de La Plata se rearma para permanecer en Primera

Con el objetivo puesto en su permanencia en Primera División el técnico del conjunto platense, Guillermo Sanguinetti, admitió: "El equipo nunca deberá retroceder ni rendirse".

El promedio es el fiel reflejo de tres años de malas campañas futbolísticas, pero además, como en el caso de Gimnasia y Esgrima La Plata, de equivocaciones y malas políticas deportivas, todo lo cual desembocó en un presente cargado de angustia e interrogantes.

El "Lobo" arrancará el próximo torneo Apertura 2008 ya metido en la Promoción, con un promedio de 1,000 y una suma de 76 puntos (40 y 36, cosechadas en las dos últimas competencias) que lo ubican dos unidades por debajo de su homónimo jujeño y a trece de
Racing, que se quedó en primera tras sortear la promoción.

Con ese panorama por delante, al conjunto "mens sana" no le queda otra alternativa que sumar muchos puntos, tantos como que el equipo tiene que ser obligado protagonista en este torneo que ya asoma, al tiempo que se le acotaron casi dramáticamente los márgenes de error.

Esta suma de responsabilidades son bien entendidas por los dirigentes y el cuerpo técnico, como lo resaltaron claramente en sus declaraciones, y más allá de la confianza que se destila, se les hizo carne también que lo que se viene será duro y el equipo nunca deberá "retroceder ni rendirse".

El técnico Guillermo Sanguinetti admitió horas atrás que es consciente de que la campaña "no fue buena. Por eso pensamos en este nuevo armado del plantel, ya que sabemos del campeonato que necesitamos hacer y en donde vamos a necesitar una gran cantidad
de puntos".

No fue bueno este semestre para el "Topo" Sanguinetti, ya que su equipo consiguió unos magros 17 puntos en 19 partidos. Pero tampoco había sido buena la última etapa de Pedro Troglio ni el
interinato de Ricardo Kuzemka, aunque tampoco le fue en zaga lo realizado por el experimentado colombiano Francisco Maturana.

Y Julio César Falcioni, un especialista en la materia, tampoco le pudo hacer sumar puntos al equipo platense en el corto período en el que trabajó.

Todo esto en medio de situaciones atípicas como problemas internos, situaciones poco claras con la directiva y los hinchas, que incluso motivaron la intervención de la justicia ordinaria y
en medio de todos esos desatinos, las políticas en cuanto a incorporaciones no dieron ningún tipo de resultados.

Ante este panorama, la nueva dirigencia, que tampoco acertó con los refuerzos a principio de año, decidió dar un vuelco rotundo y, ahora sí con el tiempo suficiente, salió en la búsqueda
de refuerzos, apuntando a lo que necesitaba el equipo y a jugadores con pasado en la institución.

Así llegaron el delantero Roberto Sosa y el mediocampista Mariano Messera. También el arquero Gastón Sessa que, aunque con pasado en Estudiantes, siempre admitió ser un hincha confeso del "Lobo".

También se sumaron el zaguero Ariel Agüero, proveniente de San Martín de San Juan, y el delantero Leandro González, a quien Sanguinetti conoce bien por el trabajo que realizó en Olimpo de Bahía Blanca junto a su compatriota uruguayo Gregorio Pérez.

 "Estamos abocados a armar un plantel con posibilidades de tener variantes. Porque no es solamente plantear el sistema táctico para cuando arranque el partido, sino que cuando tenés que buscar algo diferente para cambiar, lo podés hacer", refirió el entrenador.

Sanguinetti entiende que en ofensiva pueden complementarse muy bien el "Pampa" Sosa con el uruguayo Diego Alonso, dos jugadores que manejan muy bien el juego aéreo y que pueden sacar provecho de los desbordes por los costados. Igualmente puntualizó que anda en la búsqueda de "alternativas para poder jugar de otra forma".

El técnico dijo haber realizado un repaso del programa de partidos y que, a priori, "es bueno. Pero necesito mirarlo con mayor detenimiento", aclaró.

Es que al margen de los rivales que le tocará enfrentar tanto de local como de visitante, será clave determinar si Gimnasia, en el Apertura, podrá seguir utilizando su estadio del Paseo del
Bosque o bien tendrá que seguir siendo local en el Estadio Ciudad de La Plata, en donde no le fue muy bien.

Sanguinetti quiere sumar alrededor de nueve o diez refuerzos para suplir las idas de Renato Civelli (volvió a Francia), Luis Quinteros (rescindió contrato), Sergio Leal (no se le renovó el
préstamo), Federico Domínguez (no acordó un nuevo contrato).

También, Roberto Salvatierra (declarado prescindible por el cuerpo técnico), Lucas Landa (fue cedido a prástamo al club FC Unirea de Hungría), Santiago Gentiletti (pasó a préstamo a
Provincial Osorno, de Chile) e Ignacio Oroná (quedó en libertad de acción).

Y también hay otros jugadores que podrían emigrar porque existen ofertas, tales los casos del arquero Carlos Kletnicki, pretendido por Chacarita, y el volante Matías Escobar, por quien
se interesó Newell's.

También Sanguinetti hizo un repaso de la situación y sacó como conclusión que en el próximo torneo Gimnasia deberá sacar "un poco más del 50 por ciento de los puntos", lo que implica que el equipo tendrá que "salir a buscar los partidos. Porque arrancando bien tenemos la posibilidad de hacer una buena campaña".

Por eso hoy ya empezó a trabajar con el grupo, haciendo borrón y cuenta nueva y sabiendo que en este nuevo desafío resultará clave no cometer los mismos errores en que incurrió en el pasado reciente.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|09:35
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|09:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016