El Instituto de Seguridad no sólo tiene problemas por los salarios

Luego de que se dictara hoy la conciliación obligatoria para los docentes del Instituto Universitario de Seguridad, comenzaron a conocerse nuevos inconvenientes. Malas estructuras edilicias, contenidos pobres para los futuros policías y hasta la intención política de eliminar al instituto, son los asuntos graves que ha denunciado Julio Alajarín, titular de la cátedra Inteligencia Criminal.

Debajo del conflicto salarial del Instituto Universitario de Seguridad provincial, que hoy se ha resuelto temporalmente por la conciliación obligatoria que han debido acatar los docentes que ayer se manifestaban en el medio de un paro por tiempo indeterminado, se estarían ocultando falencias de tipo estructural y hasta de índole política, según lo que ha denunciado uno de sus docentes universitarios.

Julio Alajarín, jubilado con 32 años de servicio en la Policía Federal Argentina y titular de la cátedra de Inteligencia Criminal del instituto, así lo ha manifestado tras relatar que en San Rafael “es imposible dictar clases o trabajar dignamente”, que “existe actualmente la intención de cerrar el instituto para volver a la vieja Escuela de Cadetes”, o que “la reforma policial, si bien ha contribuido a mejorar el funcionamiento de la fuerza además ha creado otros como el que ha generado la creación de seis fuerzas policiales distintas”.

En ese sentido, Alajarín ha ido más lejos con su análisis y ha llegado a afirmar que en la actual situación que atraviesa el instituto, “los alumnos, los docentes y los no docentes, somos rehenes de un problema que tiene su origen en una especie de desfasaje de tipo político”, advirtió.

Sobre el problema de los salarios que los docentes desde marzo están esperando se actualicen en el orden de un 20%, y que ahora sería resuelto por el flamante Consejo de Administración que asumió con la entrada de Carlos Ciurca al frente del ministerio de Seguridad, el docente ha fundamentado su consideración de “rehenes”.

“El conveniente es que mientras la gestión anterior (de Aguinaga) ya había aprobado el aumento ahora resulta que lo tienen que volver a estudiar. ¿Porqué no existe continuidad en un plan, en una gestión, en la misma burocracia?”, se preguntó indignado el docente. Alajarín, por las 40 horas mensuales de clases que dicta entre la sede de San Rafael y la centra (en Mendoza), cobra unos $670 de bolsillo.

Además consideró que la conciliación obligatoria determinada hoy jueves no está a favor de los docentes. “Porque sólo beneficia a los no docentes, ya que ellos son los que tiene los sueldos más bajos, son muy pocos en el instituto, y el hecho de encuadrar todo bajo la conciliación obligatoria está logrando que todo se reduzca al asunto salarial”, remarcó.

Condiciones denigrantes

En tanto, si bien reconoció “lo valioso de haber organizado el dictado de las carreras del instituto en distintos oasis de la provincia”, se quejó por la forma “denigrante” en que funciona la delegación, por ejemplo, de San Rafael.

“Yo doy clases en el segundo cuatrimestre en San Rafael. Allí el personal administrativo trabaja en condiciones deplorables. Realizan sus labores en el medio de un salón, que tiene como mampara a dos armarios y en un bajo escalera. Es decir, que cuando bajan los alumnos de sus aulas (unos 30 o 40 por cursos) el personal se encuentra rodeado por más de 100 personas y la separación entre ellos es sólo el aire”, explicó.

Según Alajarín, esos alumnos toman su recreo alrededor del personal administrativo debido a que no tienen otro lugar y porque en una de las esquinas del citado salón se encuentra al kiosco y la fotocopiadora.

El docente también denunció que mientras dicta clases con tecnología multimedia, es imposible “que mis alumnos escuchen y se concentren”, debido a que una de las paredes del aula es de Durlock que posee una mampara abierta.

De la misma forma Alajarín cargó contra la estructura edilicia del instituto en su sede central: “Se hizo una reforma en al frente del instituto. Falta que se arreglen los baños, las aulas, o el fondo, entre otros lugares”, describió.

Mala formación

Otro grave problema que denunció Alajarín hace blanco en la supuesta mala formación que reciben los cadetes.

“El personal sale a la calle sin la información policial que debe manejar. No es lo mismo la información policial que la información pública. Muchas veces este tipo de falencias hace fracasar procedimientos. Por ejemplo cuando salen a la luz pública datos que son estrictamente de manejo policial”, criticó.

El ex policía federal graficó que en la actualidad muchos oficiales, durante un procedimiento, “que no se pueden hacer cargo de explicar lo que está sucediendo”, comentan ante la prensa algunos datos que no pueden ser dados a conocer ante la opinión pública “tanto por un tema estratégico interno como por un posible problema judicial”, remarcó.

Contra el instituto

Alajarín además deslizó una versión que tendría como foco el posible cierre del Instituto Universitario de Seguridad.  Considerando una posible intención política sobre el asunto.

“Tengo entendido que quieren cerrar el instituto para volver a la vieja Escuela de Cadetes y por ello estarían interesados los del Partido Demócrata”, alertó el docente. Versión que rápidamente fue desmentida por el senador Carlos Aguinaga.

Problemas de la reforma policial

 

También Alajarín, apuntó contra la reforma policial: “Si bien la reforma en cierto sentido era necesaria en Mendoza, las vigentes normas número 6.721 y 6.722 han creado un grave problema ya que ahora existen seis tipos diferentes de policías”, describió.

 

Para el docente este asunto se circunscribe a que cada tipo de policía depende de un jefe, “cuando en realidad debería haber un mando unificado”. “Por ejemplo, cuando una comisaría realiza un procedimiento y llegan los de homicidios, finalmente el área de homicidios de superpone a la comisaría, lo que genera inconvenientes en los procedimientos finales”, aclaró.

 

Opiniones (2)
24 de septiembre de 2017 | 02:03
3
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 02:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No le parece demasiado arriesgado y demasiado soberbio expresarse de esa manera, cuando lo hace refiriéndose a mí sin conocerme? Creo que si soy profesor universitario es porque estoy capacitado con un título nacional de respaldo y si hablo policialmente es porque yo también supe desempeñarme en una institución prestigiosa como lo es la Policía Federal Argentina y con un legajo impecable. Si ud. fue expulsado de la fuerza, no creo que tenga mucho para defender. Además, mucho mejor sería leer mis consideraciones ya que ellas apuntan a volver a recrear el prestigio institucional que tenía la Policía de Mendoza. Acuérdese que el policía es policía aquí, en Bs. As. o en Tierra del Fuego, y cuando llueven las balas, éstas no hacen diferencia de uniforme o de jerarquías. Un poco de ubicación vendría de perillas, no le parece? Gracias
    2
  2. Hace nueve años, cuando empezo toda esta historia, los policias purgados, mucho de nosotros, pñrofesionales mucho mas capacitados que el señor que ha dado la entrevista, advertiamos de los que iba a ocurrir, sin embargo nadie nos escucho. Muy bien ahora, despues que en estos nueve años se produjeron novecientas muertes por la accion directa de la delincuencia, el setenta por cientode ellas prevenible, se produjo el desguase de la institucion, se descapitalizo de materia gris. Resultado el que hoy tenemos.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'