Repsol YPF enfrenta problemas en Argelia

Repsol YPF asegura que la socia argelina quiere quedarse con el negocio de manera ilegal y los africanos afirman que la petrolera hispano-argentina no cumplió con los tiempos estipulados.

Tras las dificultades que Repsol YPF ha tenido en Bolivia, Venezuela y Argentina, la petrolera enfrenta un nuevo contratiempo en sus negocios internacionales, después de que Argelia paralizase un lucrativo proyecto gasístico.

La empresa estatal argelina Sonatrach rescindió de forma unilateral un contrato con la petrolera alegando demoras en el proyecto por parte de Repsol YPF, y contemplaba una inversión de hasta 5.500 millones de euros (unos 7.500 millones de dólares) en los próximos 30 años para la exploración, producción, licuefacción y comercialización de gas natural procedente del yacimiento de Gassi Touil, en el este de Argelia.

Según los planes, el proyecto, en el que ya fueron invertidos hasta 500 millones de euros, debía ser desarrollado conjuntamente por Sonatrach (con una participación del 35%), Repsol YPF (39%) y la gasista española Gas Natural (26%).

Si bien fuentes españolas admiten que ha habido un retraso en la puesta en marcha del proyecto, prevista para finales de 2009, denuncian que su socio argelino pretende utilizar esto para "apropiarse de forma ilegítima" del negocio, por lo que la disputa tendrá que ser resuelta por el Tribunal de Arbitraje de Ginebra.

La parte española está convencida de que la rescisión obedece a motivaciones políticas como el apoyo del gobierno de España a la posición de Marruecos en el conflicto de Sáhara Occidental, que desde hace años enfrenta a ese país con Argelia.

Por otro lado, los analistas señalan que los socios extranjeros han dejado de ser imprescindibles para Argelia ya que desde que el proyecto fue adjudicado en un concurso internacional en 2004, los precios del gas han aumentado tanto que Sonatrach pudo resolver sus problemas financieros y acumular las reservas necesarias para afrontar el proyecto en solitario.

Asimismo, una la línea de una nueva Ley de Hidrocarburos que otorga al Estado de Argelia, le otorgaría el control absoluto a la empresa local en este sector estratégico.

El ministro argelino de Energía, Chakib Jelil, así lo corrobora: "Tenemos el dinero, las reservas, el mercado y la tecnología. ¿Qué es lo que pueden aportar ellos?", manifestó en alusión a las empresas extranjeras.

Pero en España, las reacciones políticas no se hicieron esperar. El portavoz del gobernante Partido Socialista (PSOE) en el Congreso, Diego López Garrido, garantizó que el gobierno José Luis Rodríguez Zapatero defenderá los intereses de las empresas españolas, al tiempo que manifestó que la disputa no afectará "en absoluto" al suministro de gas en España ni a las relaciones estratégicas con Argelia.

Por su parte, el líder del opositor Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, aprovechó para arremeter contra el gobierno y culpar del revés a la "pésima" política exterior de Zapatero, al que acusó de ser "incapaz" de hacer valer los intereses del país en el extranjero.

En palabras de Rajoy, el caso de Argelia se suma a lo que ya ocurrió con empresas españolas en países como Bolivia, Argentina y Venezuela.

Si bien la ruptura del contrato por parte de Argelia hizo hoy caer el valor de las acciones de Repsol YPF y Gas Natural en la Bolsa, los analistas descartaron que la decisión vaya a causar un impacto negativo en las cuentas de la multinacional, ya que el proyecto estaba todavía en fase de desarrollo y sus posibles beneficios no habían sido todavía contabilizados.

El revés sí podría, en cambio, afectar los planes de crecimiento y de diversificación de la empresa, afirman algunos expertos, apuntando también a las dificultades que ésta se encuentra en América Latina debido a las tendencias nacionalizadoras en algunos países.

Así, una de las preocupaciones de España es el “gasoducto del sur”, que unirá Bolivia, Venezuela y Argentina..

Además, las declaraciones de Néstor Kirchner, tampoco caen bien en la Madre Patria, cuando se refirió a los planes de inversión de las multinacionales extranjeras: "Querido Evo, mi teléfono va a estar esperando tu llamada. Si estos empresarios que tienen que cumplir no cumplen, ya sea Petrobras o Repsol o quien sea, levanta el teléfono y los argentinos vamos a venir a invertir contigo para generar la producción de gas que necesitamos", le dijo al mandatario boliviano, Evo Morales.
Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 22:28
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 22:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'