Encuentro nacional contra la violencia de género en los medios

La Red Par se reúne en nuestra provincia para trabajar a favor de una comunicación no sexista. Conversación con Valeria Hasan, integrante de la red.

Violencia mediática son los mensajes que en cualquier soporte comunicacional humillen o discriminen a las mujeres, tanto al agredirlas de manera directa como al utilizar sus imágenes como objetos de consumo. La violencia mediática es una de las manifestaciones de la violencia de género.

La anterior es la definición a partir de la cual trabaja la Red Par (Periodistas de Argentina en Red por una Comunicación no Sexista), que hoy a las 17 en el Espacio de las Mujeres Mendocinas, en la Legislatura provincial, inaugura el IX Encuentro Nacional, con la charla debate Violencia de Género: Cuando los Medios También Golpean, números artísticos y la presentación del libro Sexualidades: el conocimiento como herramienta para vencer prejuicios, compilado por Ana María Vega.

Invitación Red Par


Violencia mediática; análisis de cómo es la relación con instituciones u organismos del Estado; balance de acciones y estrategia unificada en las currículas de las Carreras de Comunicación; articulación con el activismo LGTB; nuevos temas de agenda: economía del cuidado; acciones alrededor de la reforma al Código Penal y propuestas para la redacción de nuevos materiales federales: violencia mediática, aborto y/o delitos sexuales contra mujeres y niñas son algunos de los ejes sobre los que se trabajará durante el noveno encuentro de la Red Par, que en Mendoza cuenta con trece miembros.

MDZ Online dialogó con Valeria Hasan, una de las integrantes mendocinas de la Red Par, quien destacó la relevancia que tiene para la región que el encuentro se realice en la provincia, especialmente considerando que en el último año la cantidad de miembros de Par en Mendoza se ha multiplicado significativamente.

Valeria Hassan 02


En cuanto al trabajo específico de la Red Par, Hasan indicó que si bien la agrupación tiene perspectiva de género, “su mirada está puesta en el periodismo no sexista”. Nacida en el 2006, en consonancia con una “ola expansiva de redes” en toda Latinoamérica, la red se consolida a partir del 2008, “cuando logra darle forma al primer Decálogo sobre Violencia de Género en los medios de comunicación, el primer grupo de sugerencias para el tratamiento de las noticias de violencia de género, y el año pasado se logró dar forma al Decálogo sobre Trata”.

- ¿Cuál es la forma de violencia de género más común que identifican en el periodismo?

- Es difícil la pregunta, porque lo que vemos en los medios de comunicación constantemente es violencia mediática, que es una forma de violencia simbólica, por un lado, y lo que ingresa a los medios como cobertura es la violencia física en general, que conocíamos bajo el formato de crimen pasional pero que últimamente se denomina violencia de género, y en el caso de muerte, feminicidio, y esto es como consecuencia de la incidencia de la Red Par a través de sus protocolos y su capacitaciones a los periodistas y de las capacitaciones a través de las universidades, porque hay también nuevas generaciones de periodistas que han tenido formaciones en la universidad, no a nivel de grado, porque a nivel de grado todavía las facultades de comunicación social no tienen cursos de género, pero a nivel de posgrado sí, y hay universidades que están haciendo su tarea en la cuestión de género. Articuladamente entre Red Par, cursos de posgrado y la formación que los periodistas y las periodistas pueden ir adquiriendo por voluntad propia, se han ido dando unos cambios importantes que se pueden ver en los medios, por ejemplo, títulos de crimen pasional o violencia doméstica casi no se ven. En los últimos tres años, lo que hemos visto es el título de violencia de género, feminicidio, precisiones terminológicas que son interesantes, pero lo que no vemos es una mayor precisión en cómo son usadas, y en esto todavía tenemos un largo camino por recorrer, porque lo que tememos quienes trabajamos en esto es el vacío de contenido, que tiene que ver con capacitar a quienes trabajan con estos términos.

- ¿Cómo trabaja la Red Par?

- La red tiene un fuerte trabajo hacia adentro y hacia afuera. Hacia adentro porque somos más de 120 periodistas en todo el país, lo que hace que el trabajo de conocerse y de formarse sea fuerte y de todos los días. El hecho de ser de diferentes regiones requiere el trabajo extra de mantenernos comunicadas e informadas sobre lo que hace cada una, porque no es lo mismo trabajar en los medios de Buenos Aires que en los de la Patagonia, tampoco es la misma la realidad de las periodistas como tampoco lo es comunicarse e interactuar con las realidades locales, no es lo mismo plantear talleres de violencia mediática en Mendoza que en Salta, la interacción de las periodistas de la Red Par no es lo mismo en un lugar que en otro. En CABA, por ejemplo, hay una fuerte incidencia de la red con la comunidad, y si bien CABA es enorme, hay una presencia importante, y hay mucha colaboración con la Defensoría del Público, pero hay lugares como San Luis y San Juan que no tienen periodistas que sean parte de la Red Par.

Valeria Hassan 07


- ¿Como es en Mendoza la colaboración de la justicia y los medios con las sugerencias que hacen desde la red?

- La familia jurídica es bien complicada, muy cerrada, y es como muy conservadora para cambiar sus costumbres, pero en Mendoza especialmente está el grupo Justicia Legítima, con abogados jóvenes y no tan jóvenes que tienen un empuje muy importante y que están cambiando algunas cosas dentro de la justicia. Hay abogadas que tienen interés por la cuestión de género y se están formando, y es un ida y vuelta, tanto ellas nos consultan a nosotras algunas cosas como nosotras a ellas. Algo muy importante que tiene la red es cambiar las fuentes para la construcción de sus noticias, y en esto sabemos que los periodistas tienen en la justicia una fuente directa, y empezar a consultar a fuentes que tienen perspectiva de género ya es importante. Por ejemplo, poder contar con abogadas y abogados que tengan perspectiva de género es importante para las noticias que son catalogadas de policiales donde hubo violencia de género o feminicidio. Que puedan ingresar estas otras voces es algo que te cambia la construcción de la noticia, cambia la perspectiva, el enfoque, el remate, hace que puedas continuar en el tiempo, y esa voz autorizada que entra a la noticia te da una perspectiva absolutamente diferente. Esto de parte de la justicia, y de parte de los medios de comunicación, hay algunos medios que son muy tradicionales, muy conservadores, y tenés otros medios que trabajan desde otro punto de vista. En Mendoza, los medios tradicionales, los hegemónicos, siguen construyendo la noticia como siempre. Sin embargo, aun así, hay periodistas que saben utilizar las grietas que esos medios también tienen y pueden colarse por ahí. Un ejemplo concreto es lo que sucedió hace pocas semanas con la muerte de Mariana Roby, el hecho sucedió y es concreto, a Mariana la mató su marido, ahora, estando ahí en Palmares, hay muchas maneras de contar cómo sucedió el hecho. Lo podés contar como una noticia sensacionalista o como un feminicidio, y para contarlo como un feminicidio tenés una manera de titularlo y una manera de construir la noticia, podés hacer una historia del problema, citar fuentes específicas, dar información sobre quiénes pueden ayudar en esos casos, seguir la problemática en el tiempo, hay una serie de recomendaciones que tienen que ver con noticias relacionadas con violencia de género que van a hacer que esa noticia esté completamente construida de manera distinta a como lo hacen los medios tradicionales, y no va a estar mal construida para esos medios también, el tema es estar formados para poder hacerlo.

- Desde la Red Par, ¿hacen sugerencias o aportes también sobre la publicidad?

- Las publicidades son un problema serio, porque hay tres patas, los creativos, los anunciantes y los medios de comunicación, y es una madeja que no se sabe por dónde empezar. En los talleres que damos sobre violencia mediática, lo que se trata sobre todo es sensibilizar en violencia de género, eso es lo primero. La publicidad trabaja con muchos puntos, pero el eje en general en el que más se trabaja es el del humor, y hay como un sentido común establecido de que si es humor no pasa nada, se perdona todo y estamos todos de acuerdo, es una cosa graciosa y no molesta, entonces, lo más importante en primer lugar es sensibilizar en violencia, y una vez que está trabajado esto empiezan a caer ciertos velos y empieza a producir cierto escozor lo que está detrás de eso que es gracioso, empezamos a preguntarnos de qué nos estamos riendo y empezamos a darnos cuenta de que estas publicidades comienzan a ser recurrentes. Una vez superada esa instancia, comienzan a producirse preguntas un poquito más allá, entonces se puede pasar al segundo paso, que es qué pasa con los anunciantes, qué pasa con los medios de comunicación, y toda una cuestión más de fondo que es la ideológica, el tema del patriarcado, el de los medios, y hay todo un trabajo que es enorme muy pesado al que hay que ir, es un camino más largo, pero es al que hay que ir.

Alejandro Frias

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|11:14
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|11:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic