Levinson y Yebra, o la línea y la mancha

Ambos artistas inauguraron anoche una nueva muestra en Daniel Rueda Galería de Arte que desde hoy estará abierta al público y podrá ser visitada hasta el 21 de noviembre.

Alexis Yebra y Vivian Levinson inauguraron anoche una nueva muestra en Daniel Rueda Galería de Arte (Montevideo 230, octavo piso, oficina cuatro) que desde hoy estará abierta al público y podrá ser visitada hasta el 21 de noviembre.

En esta nueva exposición de la galería Rueda se conjugan la potente mancha de Yebra con el sutil punto al que recurre Levinson en su creación, en una suerte de diálogo entre la mancha y la línea.

Vivian Levinson

Influenciada por su actividad con personas no videntes, Levinson hace una transposición del Braylle a sus telas. De esta manera, esas abstracciones que deja impresas (abstracciones en las que, sin embargo, se dejan entrever figuras, paisajes y perspectivas) se constituyen a partir de la sumatoria de puntos con distintos diámetros y volúmenes.

Lo de Levinson es un gran riesgo. El brillo de algunos materiales y la sutileza que requiere el punto pueden derivar en imágenes burdas y, si se quiere, ñoñas. Pero la artista logra el equilibrio combinando texturas y apostando a la curva, lo que les da a las obras un volumen que las define.

Viendo el resultado, se entiende que el punto no es un recurso para Levinson, sino una necesidad y, por qué no, el modo de construir imágenes que desafían la observación, considerando especialmente la labor de la artista con los no videntes.

Alexis Yebra

En cuanto a la obra de Yebra, lo que primero impacta es el uso que hace del rojo, que está ahí como el golpe de efecto definitivo, como el disparo final.

La multiplicidad de registros en cada una de las telas de Yebra (huellas, manchas, gotas, rastros de pincel) y la falta de límites concretos expande la percepción, invitando a la profundización de lo que se ve desde distintos niveles.

Las obras de Yebra superponen estados de ánimo. Sobre la mesurada impronta dejada por una tela explota un rastro grafitero, al cuidado de un límite se contrapone la eliminación de las fronteras. Momentos de calma y de furia se conjugan en telas en las que se pone en evidencia la pasión por el contraste dentro y fuera de la obra.

¿Qué sentís?
100%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|07:37
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|07:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016