Logran "engañar" a las plantas para que no dependan del sol

Lo hacen manipulando la estructura del fitocromo, una molécula que detecta la luz que indica a las plantas cuándo germinar, crecer, florecer e incluso envejecer.

Gracias a la implementación de una nueva tecnología probada por el equipo de Richard Vierstra, de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos, tal podría ser posible engañar a las plantas para que su conducta no sea estrictamente dependiente de la luz solar, lo que podría hacer posible que crecieran plantas veraniegas en invierno o bellísimas flores en donde nunca llega el sol.

Los nuevos resultados en esta investigación corroboran que los fitocromos, los "ojos" que ayudan a las plantas a percibir la luz, pueden ser manipulados, haciendo que vegetales a la sombra crean que están a pleno sol.

Por vez primera, Vierstra y su equipo han determinado de manera detallada la estructura del fitocromo, una molécula fundamental que detecta la luz que indica a las plantas cuándo germinar, crecer, producir alimentos, florecer e incluso envejecer. Como los ojos, el fitocromo es un sensor de luz que convierte la luz solar en las señales químicas que activan cada uno de los procesos. Manipulándolo, los científicos pueden “engañar” a las plantas para que su conducta no dependa tanto de la luz solar.

Uno de los mayores sueños en la agricultura es poder cultivar más plantas en una misma área, lo cual ahorraría espacio y otros recursos. Actualmente, existe un límite para cuán cerca de sus vecinas puede crecer una planta, ya que si la densidad de plantas en un campo agrícola es alta, las hojas de una dan sombra a otra, lo cual le indica a esta última que no está recibiendo suficiente luz solar. La planta vecina invierte entonces sus recursos en el crecimiento para ganar en altura y poder alcanzar una posición soleada, en vez de invertirlos en producir frutos y semillas.

Ese proceso comienza con el fitocromo, que detecta la longitud de onda de la luz que incide sobre la planta. Las plantas a pleno sol absorben luz roja, mientras que las plantas a la sombra sólo reciben los remanentes, luz roja visible pero en la frontera con la banda infrarroja. El tipo de luz que el fitocromo percibe le indica a la planta si debe seguir creciendo para ganar en altura o bien debe ya pasar a florecer y producir frutos.

Vierstra y sus colegas encontraron que, haciendo cambios específicos en este sensor natural de luz, pueden hacer que la planta pase más tiempo en el estado idóneo para la productividad agrícola. Dicho de forma más simple, creando las mutaciones adecuadas en los fitocromos, estos científicos han conseguido plantas que “creen” estar a pleno sol, cuando en realidad no lo están.

Fuente: http://www.news.wisc.edu/


Opiniones (1)
9 de Diciembre de 2016|11:14
2
ERROR
9 de Diciembre de 2016|11:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Imagino a varios queriendole poner esos fitocromos a sus plantas de placard.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic