Logran transmitir un mensaje telepático a 8.000 kilómetros

Un equipo científico internacional logró enviar las palabras "hola" y "chau" a través de ondas cerebrales convertidas en los impulsos de código binario.

La telepatía, es decir, la posibilidad de que una persona le envíe un mensaje a otra a kilómetros de distancia y sin hacer uso de la voz ni de las manos, sino que esto suceda sólo con pensarlo, ha sido desde hace tiempo motivo de trabajo de más de un científico.

Ahora, un equipo científico internacional logró enviar un mensaje vía Internet a más de 8.000 kilómetros a través de ondas cerebrales. Según reveló un estudio publicado en la revista científica Plos One, los investigadores utilizaron auriculares de electroencefalografía (EEG) para registrar la actividad eléctrica de las neuronas en el cerebro y convertir las palabras “hola” y '”adiós” en los impulsos de código binario.

La actividad eléctrica del cerebro asociada con palabras específicas tiene una naturaleza distinta. Basándose en este efecto, los científicos han conectado varias veces las distintas interfaces al cerebro a través de EEG.
Un primer voluntario, situado en Trivandrum, la capital del estado indio de Kerala, eligió una palabra y envió el pensamiento en forma de mensaje al otro sujeto que se encontraba en Estrasburgo, Francia. 

El programa informático tradujo las ondas cerebrales del primer sujeto al código binario y entregó el resultado a través de Internet a un dispositivo para la estimulación eléctrica del cerebro que, a su vez, tradujo el código binario en ondas y las envió directamente al cerebro del segundo participante del experimento.

El mensaje transmitido a través de Internet a una distancia de más de 8.000 kilómetros apareció en un extremo de un ojo del segundo voluntario en forma de un destello de luz que aparecía con una intensidad de frecuencia que permitía al receptor del mensaje descifrar la información recibida. 

La tecnología ha sido desarrollada conjuntamente por la Universidad de Barcelona, la compañía francesa Axilum Robotics, la Facultad de Medicina de Harvard y la empresa española Starlab Barcelona.

Fuente: http://actualidad.rt.com/

En Imágenes