Deportes

Blanquiceleste se va de Racing y Llop se puede quedar

Tras la partida de la gerenciadora, Racing volverá a ser una Asociación Civil. Los nuevos popes de La Academia se mostraron a favor de la continuidad del técnico Juan Manuel Llop.

La empresa Blanquiceleste yo no es más la gerenciadora de Racing, que a partir de las próximas horas volverá a ser una Asociación Civil, y la gente que manejará el club a partir de ahora se mostró dispuesta a mantener a Juan Manuel Llop como entrenador del equipo de Avellaneda.

Fuentes judiciales confirmaron esta tarde que el contrato entre Blanquiceleste y Racing Club fue rescindido en forma definitiva y se hará oficial cuando se definan los detalles que restan, algo que ocurrirá en el transcurso de esta semana.

A partir de ahora los destinos de Racing serán manejados por el juez Enrique Gorostegui, pero los que estarán al frente del club serán los integrantes del órgano fiduciario, que componen desde hace ocho años Eduardo Gilberto, Carlos Ves Losada y Eduardo Bugallo.

El órgano fiduciario manejará la parte financiera de la entidad de Avellaneda, mientras que el interventor Héctor García Cuerva tendrá una fuerte injerencia en las decisiones futbolísticas, porque de su mano llegarán los grupos inversores que colaborarán con la formación del nuevo equipo.

En ese sentido, tanto García Cuerva como la gente del órgano fiduciario se mostraron a favor de la continuidad de Llop, algo que todo indica que se concretará pero en Racing hasta que nadie lo confirme en forma oficial no se puede asegurar.

Las cuestiones futbolísticas, más allá de ser las más importantes en Racing, quedarán en un segundo plano debido a las enormes deudas que deja la empresa Blanquiceleste, que una vez fuera del club de Avellaneda dejará de "existir", según adelantaron fuentes de la gerenciadora.

En la baja del contrato de gerenciamiento se establece que Blanquiceleste se deberá hacer cargo de pagar la última cuota de la quiebra y también del pasivo que aún no fue verificado.

Para esto tendrá que avalar los pagos con porcentajes de los jugadores que le pertenecen, aunque todos ellos corresponden a chicos surgidos de las divisiones inferiores de Racing.

La última cuota de la quiebra hay que pagarla en diciembre y asciende al millón y medio de dólares, mientras que el pasivo que será verificado en forma oficial no superaría los diez millones de pesos.

De todos modos, si estos jugadores no son transferidos Racing dispone de ocho millones de dólares en una cuenta en el Banco Provincia de Buenos Aires, que sólo se puede utilizar para levantar la quiebra.

Además, Blanquiceleste le tendrá que devolver a Racing todo el dinero que el club le prestó, algo que ocurrió con el consentimiento del juez Gorostegui y del contador Gilberto, por lo cual, es absolutamente legal esta situación.

Hace cinco años se conoció que el quebrado Racing le prestaba dinero a la empresa gerenciadora Blanquiceleste, algo que en su momento Fernando Marín desmintió.

Con los años, ese préstamo a la empresa que manejaba Marín fue creciendo y hoy el contador Gilberto aseguró que Blanquiceleste le debe a Racing 18 millones de pesos.

Durante esta semana Blanquiceleste tendrá que avalar toda esa deuda, para que Racing Club Asociación Civil no se vea perjudicado como tampoco sus acreedores.

Por otra parte, integrantes del órgano fiduciario como el interventor, tendrán que presentarle al juez el proyecto futbolístico e institucional para la temporada que se viene, y allí se sabrá quién será el entrenador del equipo, quiénes los refuerzos y cuáles jugadores del actual plantel no continuarán.
Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|12:24
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|12:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic