Deportes

En Racing la prioridad es pagar la quiebra

Su gerenciador, Fernando De Tomaso, aseguró que no busca hacer negocios y que desde que está la empresa sólo se vendieron diez jugadores. También refirió a las diferencias con Fernando Marín, su antecesor en el cargo

"Mi antecesor, Fernando Marín, fue muy claro al decir que él venía a hacer negocios. Pero hoy cambió la filosofía de la empresa, porque la misma la dicta el que la dirige", comenzó afirmando De Tomaso.

"La prioridad mientras yo sea presidente de Blanquiceleste es pagar la quiebra de Racing y no hacer negocios", completó el gerenciador en declaraciones a la revista La Acade.

Desde que está De Tomaso en Racing se transfirieron, ya sea por ventas, préstamos o por dejar en libertad de acción, a una decena de jugadores, con ingresos superiores a los 12 millones de dólares.

Sólo en los últimos dos meses se vendió a Maximiliano Moralez (7 millones de dólares), Diego Crosa (1 millón de dólares), Sergio Romero (2 millones de dólares), Gustavo Cabral (2 millones de dólares) y se acordó la transferencia de Claudio Yacob, en una cifra que aún no trascendió.

Además, en estos últimos dos meses se dejó en libertad de acción a Juan Manuel Torres y se cedió a préstamo a varios jugadores, entre ellos Hernán Barcos (Estrella Roja de Belgrado) y a Fernando De La Fuente (San Martín, de San Juan).

Desde que Blanquiceleste gerencia a Racing (enero de 2001) se transfirieron, ya sean ventas o préstamos, jugadores como Gustavo Campagnuolo, Nicolás Pavlochi, Sebastián "Chirola" Romero, Gabriel Loeschbor, Claudio Ubeda, Adrián Bastía (tres veces cedido a préstamo), Milovan Mirosevic, Mariano González, Lisandro López, Luis Rueda, Mario Cuenca, Carlos Arano y Diego Milito, entre otros.

Entre ventas y préstamos de jugadores se recibió -según los números que la propia empresa dio a conocer en su momento- más de 25 millones de dólares, alrededor de 80 millones de pesos.

La quiebra de Racing, según lo establece la ley de fideicomiso, se está pagando en cuotas y quedan sólo dos, a
cancelar en diciembre de 2007 y 2008, dinero que equivale a cerca de 6 millones de pesos.

Entre las cuotas de la quiebra que la empresa ya pagó y las pasivos que canceló correspondientes a los créditos de la AFA, Torneos y Competencias y Daniel Lalín (que es el canon que tiene que abonar por gerenciar Racing), Blanquiceleste invirtió 25 millones de pesos, casi el mismo dinero que recibió en seis años por los derechos de televisión.

"Desde que estamos nosotros se han vendido diez jugadores, un promedio levemente superior a uno por torneo. Pero toda la plata que se recibió y más, fue para Racing", afirmó De Tomaso, quien sigue repitiendo que una vez levantada la quiebra se irá del club de Avellaneda.
En Imágenes