Deportes

Este es el trofeo para el Partido por la Paz

Hoy se juega el partido convocado por el papa Francisco y un argentino realizó el trofeo para el ganador.

Francisco sigue convocando multitudes a pesar de los intensos calores que estamos viviendo estos días. Desde temprano, los 20 grados se hacen sentir y más aún cuando al acercarse el mediodía el cielo despejado y un sol rajante hacen sentir unos 35 grados. Así es "ferragosto", el equivalente al enero o febrero que se vive en Buenos Aires.

La cantidad de turistas que hay siempre en Roma es increíble y a eso se le suma que los italianos están de vacaciones. Hasta los primeros días de septiembre, cuando se espera el cambio de quincena, la ciudad de Francisco esta abarrotada de visitantes de los lugares más remotos sorprendidos y maravillados por este Papa del fin del mundo. Ahora Argentina es sinónimo de Francisco.

Y entre aquellos que están maravillados con Francisco, nos encontramos con Adrián Pallarols, maestro destacado de la orfebrería argentina que conoce a Francisco hace más de diez años. Convocado por Scholas y por expreso pedido del Papa, fue el encargado de diseñar del trofeo del Partido por la Paz.

Tres semanas atrás, mientras estaba trabajando en la catedral de San Patricio de Nueva York, Adrián recibió el llamado del Papa y a partir de ahí se dedicó a diseñar la obra, que sintetiza el espíritu del fútbol y la paz. Adrián tomó en cuenta el mensaje de Francisco, el que viene transmitiendo desde su época como pastor en Buenos Aires, que el orfebre tiene muy presente por haberla vivido junto a él.

"Noé recibió un Olivo estando en la barca y Jesús rezó en el monte de los Olivos antes de darse por los demás. Trabajando sobre un olivo natural, la pieza tiene 24 olivas haciendo referencia a los 12 apóstoles y los 12 ancianos del Antiguo Testamento", explica Adrián con el trofeo en sus manos. Está hecho de plata y forjado, cincelado y esculpido a mano, que con sus 85 hojas caladas a mano da la sensación de estar frente a un olivo verdadero.

"La ase completamente transparente. La parte trasera guarda un sentido especial, dado que cuando se recorre la pieza, se encuentra una plaqueta de plata pulida espejo, donde uno se ve a sí mismo, simbolizando que la Paz empieza en cada uno de nosotros para poder cambiar el mundo en el que hoy vivimos", sintetiza emocionado Adrián a horas de vivir un momento inolvidable en su vida.

En Imágenes