Investigan si el hombre que mató y descuartizó a su padre fue "instigado"

Una línea de investigación apunta a que el asesino que descuartizó y luegó comió los restos de su padre, podría pertenecer a una secta y que el homicidio podría haber respondido a un "ritual".

La Justicia comenzó a investigar la eventual existencia de "instigadores" del presidiario con salidas transitorias que el fin de semana último mató y descuartizó a su padre, en una casa de la localidad bonaerense de Daireaux.

Es que una línea de investigación apunta a que el asesino  podría pertenecer a una secta y que el homicidio podría haber respondido a un "ritual". En esa línea está la firme sospecha de que el parricida cocinó y comió parte de los restos de su padre.

De acuerdo con lo informado, el caso fue descubierto ayer, en horas de la tarde, cuando un vecino de la víctima del crimen, un hombre que se llamaba Raúl Prudencio Piñel, de 57 años, fue a visitarlo en su domicilio de las calles Saavedra y Moreno, en el barrio Don Cándido, de Daireax, en el partido de Bolívar.

Como el hombre pudo percibir rastros de sangre en la  vivienda llamó a la Policía, que enseguida acudió al lugar.

Cuando los efectivos de la seccional local llamaron a la  puerta de a casa, los atendió el hijo del dueño, Raúl Ernesto Piñel, de 33 años, quien cumplía una condena por delitos menores  y gozaba de libertad condicional.

Los policías notaron que su anfitrión tenía las manos  ensangrentadas, por lo que lo detuvieron en forma inmediata.

Al ingresar al domicilio, los uniformados hallaron restos de vísceras diseminados en el piso y huesos perteneciente a una columna vertebral humana. Otras partes del cuerpo, que de acuerdo con las primeras pericias pertenecían a Raúl Prudencio, fueron encontradas quemadas en una salamandra.
  
Investigaciones posteriores concluyeron que el parricidio se produjo el sábado por la noche.

Raúl Ernesto gozaba de una salida transitoria desde el penal de Urdapilleta, donde se encontraba detenido, y fue a visita a su padre.
  
En circunstancias que no se habían determinado, el presidiario mató al hombre, y según se sospecha, el parricida cocinó el corazón y los riñones de su padre y luego los comió.

A los investigadores les llamaba la atención la tranquilidad que mantuvo el homicida, que quedó a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) número 1 del Departamento Judicial de Trenque Lauquen, en el momento del arresto.
Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 22:49
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 22:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México