Revelaciones sobre el ejército chino de estatuas

Es el mausoleo del primer Emperador de China, Qin Shihuang, quien conquistó reinos rivales y creó el primer imperio unido chino en el año 221 antes de Cristo.

El Primer Emperador de China, Qin Shihuang, conquistó reinos rivales y creó el primer imperio unido chino en el año 221 antes de Cristo. Este carismático emperador ordenó la construcción de un glorioso complejo palatino subterráneo, imitando a su capital imperial, y que debía durar para toda la eternidad.

A fin de proteger estos palacios subterráneos, el Primer Emperador dio instrucciones de que se reprodujera su guardia imperial, hasta el más nimio de los detalles, en arcilla de terracota roja-marrón, y en posturas propias de soldados a punto de entrar en combate. Qin Shihuang está enterrado, rodeado por sus famosos guerreros de terracota, en el centro de este singular complejo ideado para reproducir el diseño urbano de la capital de su imperio.

Miles de estas estatuas de guardias imperiales fueron descubiertas inicialmente en 1974; algunas contenían manchas de pigmento que habían sobrevivido 22 siglos bajo tierra, junto con pequeños restos de material adherente que había ayudado a crear este Ejército de Terracota polícromo.

Los esfuerzos para conservar, y quizás restaurar, estos ejemplos destacables de escultura del primer imperio se han visto dificultados por el fracaso de una serie de experimentos científicos encaminados a identificar el material adherente utilizado en la aplicación de pigmento al ejército subterráneo de Qin Shihuang.

Hace más de un cuarto de siglo, el Mausoleo del Primer Emperador fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization). Y no es para menos. Se trata de uno de los más fabulosos yacimientos arqueológicos del mundo, comparable en majestuosidad a las pirámides de Egipto. Las estatuas, de gran realismo y todo lujo de detalles, ofrecen una magnífica oportunidad de investigar la tecnología implicada en crearlas y pintarlas, y sirven también para documentar qué armas, utensilios y vestimenta llevaban los soldados de la época.

Las investigaciones y excavaciones arqueológicas llevadas a cabo desde el descubrimiento del ejército polícromo del Primer Emperador han revelado que las superficies de los guerreros de terracota estaban inicialmente cubiertas con una o dos capas de un barniz típico en el Este de Asia, obtenido a partir de la resina de ciertos árboles, según Hongtao Yan y Jingjing An, especialistas de la Universidad del Noroeste en la ciudad china de Xi'an.

Junto con Tie Zhou, Yin Xia y Bo Rong, vinculados al Museo del Ejército de Terracota del Emperador Qin Shihuang, han determinado que este barniz fue utilizado como recubrimiento base para las capas polícromas, con una de estas últimas colocada sobre el barniz en la mayoría de casos.

Estos cinco especialistas también han llegado a la conclusión de que las capas polícromas aplicadas a estos guardias imperiales esculpidos estaban compuestas por pigmentos inorgánicos naturales y un medio adherente. Algunos de los ingredientes de estos pigmentos han sido identificados: Cinabrio, apatita, azurita y malaquita.

En cuanto a la composición precisa del medio adherente utilizado en el proceso pictórico, será muy difícil de averiguar con certeza, debido a que el paso del tiempo y diversos procesos químicos han borrado los indicios más delatadores. Pese a todo, en el nuevo estudio se ha determinado que el medio adherente era de origen animal, lo que descarta algunas de las teorías sobre su composición.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|13:13
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|13:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016