Las nuevas reglas para perder grasa

¿Seis comidas obligatorias al día? ¿Los carbohidratos engordan? ¡Pues no! La ciencia nos dice que las reglas del juego han cambiado.

 LAS COMIDAS PROHIBIDAS NO EXISTEN

1. Vieja regla: No probarás jamás ciertas comidas

Nueva regla: Las comidas prohibidas no existen

Permítete un "día-trampa". Decirte a vos mismo "no ahora, pero más tarde" es una buena estrategia para seguir una dieta. Darse algún capricho en determinadas comidas puedes servirnos para reforzar nuestro autocontrol. Eso sí, sin abusar: come lo que quieras una o dos comidas a la semana como máximo… y después asegúrate de que no has dejado más "tentaciones" en tu casa.

DE FORMA MODERADA, EL ALCOHOL NO TIENE POR QUÉ ARRUINAR TU PLAN PARA PERDER PESO

2. Vieja regla: No beberás una gota de alcohol

Nueva regla: De forma moderada, el alcohol no tiene por qué arruinar tu plan para perder peso

¿En serio? ¿Podes beber y perder grasa? Algunos estudios sugieren que un consumo moderado de alcohol no tiene por qué ser tan dañino para un programa de pérdida de peso como pensamos. Para empezar, debemos tener en cuenta el efecto térmico del alcohol (que cuenta con uno de los valores más altos, solo superado por las proteínas). Es cierto que cada gramo de alcohol contiene 7 calorías, pero sólo en el proceso de digerirlo se queman unas 1,5 calorías). Por otra parte, existen evidencias científicas de que el consumo moderado de alcohol puede mejorar la sensibilidad a la insulina y regular los niveles de azúcar en sangre. Según una investigación publicada en American Journal of Clinical Nutrition, el hígado convierte la mayor parte del alcohol ingerido en acetato, de forma que sólo una pequeña parte del mismo se acumula en los depósitos de grasa. Pero no te engañes, tendrás una mayor predisposición a acumular grasa si acompañas el alcohol con un montón de comida basura.

¿El consejo? Reduce al mínimo el consumo de carbohidratos en tus "drinking days" (sé fiel a los vegetales) y come tantas proteínas como puedas. Mantente alejado de bebidas ricas en carbohidratos como la cerveza (10-20 g por pinta) y ve por vinos tintos o secos. El alcohol no arruinará tu plan de pérdida de peso y las proteínas te harán sentirte lleno, disminuyendo el riesgo de que acudas a un kebap nocturno.

BUSCA TU NÚMERO ÓPTIMO DE COMIDAS

3. Vieja regla: Come cinco comidas al día

Nueva regla: busca tu número óptimo de comidas

Cada vez que comes, tu tasa metabólica se incrementa ligeramente durante unas cuantas horas. Es lo que se conoce como Efecto Término de la comida (Termic Effect of the Food o TEF). Básicamente, tu cuerpo necesita energía para digerir la comida. De ahí viene la idea de que comiendo más a menudo mantienes este proceso de quemar grasa durante todo el día. No obstante, debemos tener en cuenta que este efecto térmico (TEF) es proporcional a la cantidad de nutrientes y calorías que comemos. Es decir, si ingeris 800 calorías repartidas en 3 comidas al día; el pico metabólico que se alcanzará con cada ingesta será más grande y de mayor duración que el que se podría alcanzar al ingerir 400 calorías repartidas en 6 comidas al día.

Y lo que es más importante para cualquier programa de pérdida de grasa: come las cosas correctas. Si esto sólo es posible manteniendo este horario "tradicional" de las tres comidas, adelante.

182966 581863445191243_934995385_n

Fuentes:  merican Journal of Clinical Nutrition / Sportlife / Vitónica

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 09:08
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 09:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"