Deportes

No cesa la violencia en River

El tema de los barras y sus internas tiene todos los días un nuevo capítulo peligroso e incontrolable. Adrián Rousseau es ahora el único jefe tras el asesinato de Gonzalo Acro. Mañana habrá otro fuerte operativo para el partido con Newell’s.

El Tema de los barras de River y sus internas tiene todos los días un nuevo capítulo, con personajes que aparecen a diario, problemas en todos los partidos que juega el club de Núñez, pero también más peligroso e incontrolable para los organismos de seguridad.

Cada vez que juega el equipo de Passarella se temen nuevos hechos violentos como los ocurridos el pasado domingo en Avellaneda antes del clásico con Racing.

La guerra interna de Los Borrachos de Tablón no sólo no se debilitó con el crimen de Gonzalo Acro sino que se potenció. Más allá del anunciado retiro de Alan Schlenker, hay amenazas de venganza y un aumento en la disputa por el poder y negocios”, según un informe publicado este martes por Clarín.


La desafiante presencia de Adrián Rousseau, ahora único Jefe de la barra, revela, que aunque no vulneró el derecho de admisión, maneja una parte de la escena, tiene impunidad para moverse y conducir a la fuerza de choque.

Desde que comenzó el Apertura, en dos de los tres partidos que el equipo disputó en Buenos Aires, hubo inconvenientes. Y si en los cotejos jugados en el interior, en San Juan y Jujuy, no pasó nada, creen que se debió a que las dificultades para trasladarse evitaron enfrentamientos, pero igualmente Rousseau estuvo presente.

El domingo, antes del clásico, el escenario de la violencia fue el Parque Avellaneda, siendo una muestra, apenas, del nuevo escenario en el que se mueve la barra brava de River al mando de Adrián Rousseau.

Para disputar el liderazgo, el “Jefe” tuvo que hacer alianzas con gente que no le es incondicional. Justamente, ese grupo del Oeste que atacó en el peaje, es uno de los más fuertes y reclama más protagonismo en esta nueva era de Los Borrachos del Tablón con Rousseau al frente y Alan Schlenker automarginado...

Testigos de la agresión en la autopista dijeron que "si no hubo muertos fue solamente una circunstancia". Aseguran que los barras fueron sanguinarios, que actuaron con ensañamiento y que solamente se retiraron porque vieron que a la zona llegaban otros micros con gente de Racing.

Desde las entrañas de Los Borrachos afirman que la exigencia de protagonismo de los del Oeste siguió en Avellaneda. A unas cuadras del Cilindro estaba apostado Adrián Rousseau, repartiendo entradas a sus más cercanos. Rousseau daba un mensaje: si pasaba algo, él no participaba. Y uno más: reparte el que tiene, y el que tiene es el que manda. Los del Oeste fueron a pedirle entradas pero Rousseau, que ya sabía lo que habían hecho en la autopista se las negó.

Antes, Rousseau había hablado con uno de los encargados del operativo de seguridad: "Quedate tranquilo que no voy a entrar. Estoy haciendo buena letra porque quiero que me saquen el Derecho de Admisión", le dijo.

La sangrienta interna de Los Borrachos del Tablón ya se cobró la muerte de Martín Gonzalo Acro. Y está todo peor. Rousseau sabe que para seguir imponiéndose tendrá que controlar a la gente que en un momento se le unió para recuperar terreno en la tribuna y que deberá también prestar atención en el grupo que estaba pegado a Schlenker, quien ahora dice que no irá más a los estadios y que se retiró del escenario.

Rousseau, también sabe que en cierto punto convive con el enemigo. Y eso mismo saben desde los organismos de seguridad. Por eso, todo el mundo sigue alerta. EL problema es que ya no deben controlar el estadio y sus inmediaciones... La Batalla del Hipermercado en Vicente López la semana pasada y el Ataque del peaje a hinchas comunes de Racing, son apenas una muestra.

Luego de la Batalla de los Quinchos, los dirigentes de River les pidieron a Adrián Rousseau y Alan Schlenker que dejaran de ir a la cancha, al menos por un tiempo. Adrián aceptó, Alan no. Ahí se cortó la relación entre ellos. Schlenker buscó nuevas alianzas y se enlazó con La Banda de Palermo que empezó a dominar la tribuna. El crimen de Acro hizo explotar todo.

Mañana River vuelve a jugar en el Monumental y otra vez habrá un fuerte operativo policial. Serán 900 los policías que controlarán la seguridad.

Este encuentro tiene antecedentes muy dolorosos entre ambas hinchadas: el 20 de abril de 2003 hubo dos hinchas de Newell’s asesinados. Por eso, la hinchada rosarina tendrá una custodia especial. La policía santafesina los acompañará desde el Parque Independencia hasta el peaje de Villa Constitución. Ahí tomará la posta la Bonaerense hasta General Paz y Panamericana, donde escoltará la Federal.

Con respecto a los incidentes del domingo en la Autopista todavía no hubo ningún detenido, en tanto uno de los danmificados con una arma blanca, Juan Gigante sigue internado y en france recuperación.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|14:56
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|14:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016