Vuelve Mario Conde, el detective de la isla

Paisaje de otoño es el cierre de la saga, y el último desafío de Conde al crimen de Miguel Forcade Mier, quien fue asesinado con una saña pocas veces vistas por el detective.

Con cuatro intervenciones, Mario Conde, el personaje creado por el cubano Leonardo Padura, se convirtió en uno de esos detectives que la literatura encaramó como imprescindibles dentro de la historia de la novela policial.

Conde es el protagonista de Pasado perfecto (1991), Vientos de cuaresma (1994), Máscaras (1997 y Paisaje de otoño (1998), y es este último título de la tetralogía el que Tusquets reeditó para su Serie Mario Conde.

Paisaje de otoño, Leonardo Padura, Tapa

Paisaje de otoño es el cierre de la saga, y el último desafío de Conde al crimen de Miguel Forcade Mier, quien fue asesinado con una saña pocas veces vistas por el detective.

Ex funcionario, desertor y residente en Miami desde hacía años, Miguel Forcade Mier había regresado a Cuba por motivos aparentemente familiares. Tras su asesinato, comenzarán a salir a la luz antiguas relaciones corruptas en las que estuvo involucrado Forcade Mier, quien, al momento de huir a Estados Unidos, había dirigido las expropiaciones de bienes artísticos a la burguesía tras la Revolución.

Con un Mario Conde más intimista que a lo largo del relato irá replanteándose su vida y, especialmente, su función, Padura logra en Paisaje de otoño un cierre magistral para la saga de este detective, en la que el cubano desplegó una gran variedad de recursos propios del policial negro.

¡Imperdible!

Alejandro Frias

En Imágenes