¿Se puede ser completamente saludable?

Es una pregunta que no tiene una única respuesta, pues depende de lo que entendamos por "completamente saludable".

 Si hablamos ser completamente saludable en un modo estricto,estaríamos hablando de una persona que siga prácticamente todos los consejos saludables en cuanto a alimentación, estilo de vida, ejercicio, descanso, relaciones sociales y demás variables que puedan influir en el estado de salud. Teniendo en cuenta la cantidad de recomendaciones que existen, no es nada fácil cumplirlas por completo.

Hábitos saludables: Difícil conocerlos y seguirlos en todo momento.

Continuamente aparecen nuevos estudios sobre alimentación, ejercicio, hábitos nocivos... En ocasiones refuerzan conocimientos que ya tenemos (como que el ejercicio físico mejora la calidad de viday prolonga la esperanza de vida), pero en algunos casos los avances van en contra de lo que creíamos saber.

Aparecen nuevas recomendaciones que contradicen otras que se hacían antes. La ciencia va avanzando, y lo que parecía saludable, puede dejar de serlo con estudios más detallados, o bien alimentos o actividades que parecían poco saludables, pueden llegar a serlo dependiendo de la dosis o frecuencia.

Hay que estar al dia para conocer los avances y las recomendaciones, pero es verdaderamente difícil tratar de ser completamente saludable, de un modo estricto, pues existe riesgo, por ejemplo, de caer en la ortorexia, lo cual puede generar sentimientos como obsesión, culpa y otros similares que no son nada positivos.

Shutterstock 138070946 400px


¿Se puede ser saludable 100%? No, pero se puede intentar.

Para terminar esta reflexión, simplemente decir que si bien la perfección es inalcanzable en el sentido de ser completamente saludable, sí que tenemos muchas pautas para seguir.

Además, muchos estudios científicos bien fundados van consiguiendo delimitar las cantidades justas de ejercicio, alimentos, descanso, etc. necesarios para estar lo más sanos posibles.

Tal vez no se trate de cumplir absolutamente todas las recomendaciones que leemos (algunas pueden incluso contradecirse), sino tratar de ir incorporando a nuestra vida cotidiana (y la de nuestros familiares) aquellas recomendaciones que tengan más evidencia y aplicabilidad, recordando siempre que los pilares básicos son vida sana (evitar hábitos tóxicos), ejercicio de forma habitual(adaptado a cada persona) y alimentación saludable (sin obsesionarse, pero sin excesos).

Un buen objetivo es ir avanzando paso a paso. Por ejemplo, conseguir cada día (o cada semana) ser un poco más saludable que el día o semana anterior. Incorporar poco a poco consejos, alimentos, hábitos saludables y que vayan sumando (no hacerlos por moda y luego abandonarlos).

11656 544353358921034_56610435_n

Fuente: Miguel López / Vitónica

Opiniones (0)
23 de agosto de 2017 | 22:12
1
ERROR
23 de agosto de 2017 | 22:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"