Su esposo y su hija murieron, y ahora decide volver al mundo

La publicación de "La gente feliz lee y toma café" tuvo que ser financiada por su autora, y ahora es un suceso internacional que hasta llegará pronto al cine.

Agnès Martin-Lugand recorrió varias editoriales con su manuscrito bajo el brazo, y como no obtuvo respuesta favorable en ningún lugar, decidió autofinanciar la edición en 2012. La novela tuvo tanto impacto y fue tan bien recibida, que luego de eso por fin una editorial se interesó, y ahora La gente feliz lee y toma café es un suceso internacional que ya tiene prevista una versión cinematográfica.

La gente feliz lee y toma café Tapa

Ahora, Alfaguara acaba de lanzar en español la novela de Martin-Lugand, que promete también convertirse un suceso en este idioma.

Diane lleva un año durmiendo en las mismas sábanas abrazada al mismo peluche. Las sábanas que compartía con su marido, el peluche favorito de su hija, ambos muertos tras un accidente de tránsito.

Distanciada de sus familiares y de sus amigos, la única relación que mantiene es con Félix, su socio en el café literario La Gente Feliz Lee y Toma Café, quien, de tanto insistirle, consigue que Diane salga de su departamento y, más aún, que tome vacaciones fuera de París.

El lugar elegido por Diane es Mulranny, un pequeño pueblo de Irlanda que elige para ir sola, sin Félix, que le proponía lugares turísticos y llenos de hombres que ambos pudieran conquistar. El lugar por el que ha optado es, justamente, todo lo contrario: un pequeño rincón del mundo en el que conocerá otras formas de relacionarse con las personas que irán sumándose a sus días.

La trama comienza así, simple, sin sorpresas, casi sin sobresaltos, pero irá sumando ingredientes que la harán cada vez más cautivante y por los cuales el lector tenderá a solidarizarse y hasta identificarse con esa mujer que carga con la soledad en la que la han dejado su esposo y su hija.

El tono sombrío del duelo sin superar sobrevuela cada acción de Diane, una mujer que no disimula esas torpezas que, seguramente, la hacen más encantadora.

Martin-Lugand logra con su relato que los giros narrativos no sean los que sostengan el interés del lector, sino que esto lo logra a través del humor de Diane, de sus breves recuperaciones y sus recaídas, sus momentos luminosos y sus más oscuros.

Agnés Martin-Lugand conmueve con el relato de la construcción de un duelo.

Alejandro Frias



Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|12:56
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|12:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic