Soviets al pie de los Alpes

La pequeña burguesía rural del interior de Baviera, católica y conservadora, asistió con asombro al estallido de una revolución "impía e izquierdista".

Clío suele engañarnos para luego sorprendernos. Aunque a menudo no lo advirtamos, el gran río de la historia nunca deja de fluir. Y tarde o temprano, con alguna correntada, saca a flote de golpe los cambios que lenta y silenciosamente ha estado acarreando en lo profundo de sus aguas.

Soviets Alpes

Eso fue lo que ocurrió en Baviera durante el invierno de 1918 y la primavera de 1919, al final de la Primera Guerra Mundial y bajo el poderoso influjo de las revoluciones de Rusia y Hungría. En medio de la crisis económica, social y política que medió entre el derrumbe del II Reich y la consolidación de la República de Weimar, la clase obrera de Múnich y lo mejor de la intelectualidad socialista de Alemania, tomando la posta de la Revolución de Noviembre y la Insurrección Espartaquista, derribaron la centenaria monarquía vasalla de los Wittelsbach, proclamaron la república y luego, cuando tuvieron la fuerza suficiente, alumbraron la Bayrische Räterepublik, la República Soviética Bávara.

La pequeña burguesía rural del interior de Baviera, católica y conservadora hasta la médula, asistió con asombro al estallido de una revolución «impía e izquierdista» en la capital de la región. Y contempló con perplejidad cómo los concejos obreros y las milicias rojas se enseñoreaban de las reparticiones públicas, las fábricas y las calles de la otrora tan aristocrática urbe muniquesa.

El asombro y la perplejidad mudaron rápidamente en espanto, luego en resentimiento, y finalmente en furia revanchista. Pera ésa es otra historia, una historia más amarga, y ameritaría una ilustración diferente –menos simpática– a la que acompaña este texto: una tarjeta postal impresa en Múnich a fines de 1918, pocos días después que un tal Ludwig Luitpold Josef Maria Aloys Alfried von Wittelsbach (Luis III de Baviera) abdicara al trono real que su rancio linaje había ocupado durante ciento trece largos años.

Federico Mare

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó8/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|19:28
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|19:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016