Reconstruyen la historia de Noé, el esqueleto “de la época del Diluvio”

Se trata de restos humanos de unos 6.000 años, 2.000 más que el más antiguo encontrado en el Cementerio Real de Ur entre 1922 y 1934.

Un antiguo esqueleto conservado en una caja de madera en el sótano del Museo Penn, en Filadelfia, ha recuperado su historia gracias a la antropóloga y curadora Janet Monge, quien se interesó por esos restos en particular de un total de 2.000 esqueletos al no tener ningún tipo de identificación ni estar catalogado.

Esqueleto Noe en caja


En el 2012, el Museo Penn y el British Museum se embarcaron en la misión de digitalizar todos los objetos, fotos, archivos, mapas, notas y otros documentos procedentes de las excavaciones que realizó sir Leonard Woolley en Ur entre los años 1922 y 1934, expediciones que efectuó con la colaboración de los dos museos.

Como era costumbre en aquella época, la mitad de lo encontrado debía quedar en su país de origen, en tanto que la mitad restante se dividió entre las dos entidades que apoyaron las excavaciones.

Ahora, la León Levy Foundation ha financiado el proyecto “Ur of the Chaldees: A virtual Vision of Woolley`s Excavations”, en el que reunirán digitalmente todo lo que han producido esas excavaciones creando imágenes en alta resolución y estarán disponibles de forma gratuita en una base de datos online.

Regresando al esqueleto, se trata de Noé, quién tiene 6.000 años de antigüedad, 2.000 más que el más antiguo encontrado en el Cementerio Real de Ur, y el estudio de las notas y documentos de Woolley han permitido detectar que su datación es “de la época del Diluvio”.

Esqueleto de ur


Cuando Woolley se encontraba realizando excavaciones en el Cementerio Real, decidió continuar con las mismas cada vez a más profundidad. Al llegar a los 40 metros por debajo del yacimiento encontrado, se topó con una gruesa capa de sedimentos que se reconoció como “la capa de la Inundación”, un desastre local que aconteció en Ur entre los años 6000 y 5000 aC, sumergiendo la ciudad entera que en aquel momento era una isla rodeada de pantanos.

Una vez finalizada la inundación, las personas se reagruparon y reconstruyeron Ur, enterrando a sus muertos en el lugar, pero esa historia se convirtió en leyenda incorporándose a la literatura como la Epopeya de Gilgamesh.

Woolley continuó con las excavaciones y superó esa capa, descubriendo sólo 10 metros más abajo (a 50 metros de profundidad en total) 48 tumbas correspondientes al período Ubaid (El Obeid, 5.500 – 4.000 a.C.), siendo una de ellas la de “Noé”.

Ahora, gracias al método de excavación y conservación del esqueleto que realizó Woolley, recubriéndolo junto con el suelo de su alrededor con cera y luego protegiéndolo con escayola, se ha mantenido a salvo durante el viaje y casi un siglo después, los investigadores podrán estudiar más detenidamente los restos para logar conocer un poco más sobre este primer período de la ciudad de Ur, del cual apenas se tienen registros.

Fuente: http://redhistoria.com/

¿Qué sentís?
88%Satisfacción9%Esperanza3%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|02:57
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|02:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016