Una gran novedad literaria llega desde China

"El don", del escritor chino Mai Jia, es un libro con una trama sólida y atrapante y un estilo oriental sin contaminaciones occidentales que apasiona.

Varias novelas han reflejado el siglo XX y sus avatares desde los puntos de vista y las situaciones particulares de sus protagonistas. El tambor de hojalata, de Günter Grass, y La consagración de la primavera, de Alejo Carpentier; pueden estar entre los primeros títulos que se le vengan a la cabeza al lector al respecto.

El don, Mai Jia

Ahora llegó una novela que es una novedad desde muchos puntos de vista. Ediciones Destino, para su Colección Áncora y Delfín, acaba de publicar en español El don, del escritor chino Mai Jia, un libro con una trama sólida y atrapante y un estilo oriental sin contaminaciones occidentales que apasiona.

El nombre del protagonista de El don es Rong Jinzehn, pero no desde el comienzo, sino que es llamado así por una persona quese compadece de él y decide ponerle un nombre, más allá de las despectivas formas con las que la gente se refería a él.

Jinzehn tiene una capacidad innata para la matemática, así como la tenía su abuela, y de la mano de Liseiwicz, un extranjero residente en China, sistematizará los procesos metodológicos que le faciliten la resolución de problemas, hasta entonces resueltos por el joven de manera intuitiva.

Tras una frustrada salida de China para estudiar en otro país a causa de una enfermedad, Jinzehn será reclutado en un organismo secreto del gobierno chino, y a partir de entonces la vida del joven pasará a estar sólo al servicio de su país a través de su tarea de criptógrafo.

Mai Jia lleva esta historia de manera magistral, sumando voces (de la hermana de Jinzehn, de uno de sus superiores, de otros personajes que aparecen en la novela) que logran un efecto coral en la reconstrucción de la vida de ese genio de la matemática. Una de las principales fortalezas de la obra es el estilo, logrado a través de una escritura que conserva la tradición oriental de la narración, en la que la cosmovisión de esas culturas se cuela en las formas de describir el mundo, de percibirlo y sentirlo.

Mai Jia fue militar, vivió en el Tíbet, cursó estudios de radiocomunicación y es un fanático de la matemática, tanto que se dedicó a tratar de crear un juego de mesa matemático, además de inventar códigos. Muchas de estas características del autor están en el protagonista de El don, aunque no sea un relato autobiográfico.

El don, desde que fue publicado por primera vez en China, en 2002, se transformó en un hecho de relevancia literaria, y ahora es una novela destinada a captar la atención el público hispanoparlante. Una gran novedad, una maravilosa experiencia.

Alejandro Frias

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|19:11
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|19:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic