Dormir poco produce síntomas esquizofrénicos

La falta de descanso puede producir una pérdida de contacto con la realidad similar al de la psicosis, que se asocia a delirios y alucinaciones.

La falta de un descanso apropiado puede producir síntomas similares a los de la esquizofrenia. A esta conclusión arribaron los integrantes de un equipo internacional de investigadores coordinado desde la Universidad de Bonn, en Alemania, y el King's College, de Londres, en Reino Unido, y consideran que este efecto debe ser analizado más de cerca en las personas que trabajan de noche y luego tienen dificultades para dormir lo suficiente durante el día.

El dormir poco (de manera insuficiente) puede producir una pérdida de contacto con la realidad similar al de la psicosis, que se asocia a delirios y alucinaciones. Su forma crónica se conoce como esquizofrenia, que se caracteriza por trastornos del pensamiento y percepciones sensoriales falsas. Las personas que sufren esta enfermedad afirman, por ejemplo, escuchar voces que les dicen cosas, incluso cuando están con otras personas y estas pueden asegurarle que no oyen nada. Tal es la complejidad de la psicosis, que está entre las enfermedades mentales más graves.

El equipo del doctor Ulrich Ettinger y la doctora Nadine Petrovsky examinó a 24 personas sanas de ambos sexos, con edades de entre 18 y 40 años. En la primera etapa, los participantes del experimento debían dormir con normalidad en el laboratorio. Una semana después, debían mantenerse despiertos toda la noche viendo películas, conversando, jugando y dando pequeños paseos. A la mañana siguiente, se preguntaba a los sujetos sobre sus pensamientos y sentimientos. Además, se los sometió a una prueba especial para medir la función cerebral de filtrado de información sensorial. Esta función es la que separa lo que es importante de lo que no lo es, desechando esto último e impidiendo así una sobrecarga de información sensorial.

En los sujetos de estudio, la función de filtrado del cerebro se redujo considerablemente después de una noche sin dormir. Se detectaron pronunciados déficits de atención, tal y como ocurre en los casos de esquizofrenia. Después de la privación de sueño, los sujetos eran más sensibles a la luz, al color, o al brillo. Su noción del paso del tiempo, así como su sentido del olfato, estaban alterados. Además, sufrían pequeñas “lagunas” o “saltos” en su consciencia.

Afortunadamente, como es previsible, después de una buena noche de sueño reparador, esos síntomas desaparecieron. Pero eso no le resta importancia al hecho de que, durmiendo poco, la gente puede fácilmente sufrir síntomas propios de la esquizofrenia, una circunstancia que ofrece un motivo más para procurar dormir lo necesario.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|13:12
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|13:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016