Tributo a Emma, cuando la perseverancia no tiene edad

Ayer falleció Emma Guerra, runner neuquina, un conmovedor ejemplo: con 87 años, nos decia "Mi rutina es caminar 4 o 5 kilómetros por día"

 Replicamos la nota que le hiciera Lucas Goyret, a este entrañable personaje.

SAN MARTIN DE LOS ANDES.- Emma Guerra es sinónimo de sacrificio y perseverancia. A sus 84 años, esta mujer es un legítimo motivo de orgullo en esta ciudad de Neuquén, que la vio nacer. El sábado pasado completó, por segundo año consecutivo, los 10 kilómetros de la Patagonia Run celebrada aquí. "Al principio en mi familia pensaron que era una locura, pero después se dieron cuenta de que es algo que me hace muy feliz", reconoce Doña Emma, como la llaman por sus pagos.

Lejos de haber llevado una vida caracterizada por el deporte, Emma participó por primera vez en una disciplina de este tipo el año pasado, en la primera versión de esta competencia. "Cuando me enteré de que se iba a hacer una maratón acá, no lo dudé", asegura. ¿Cuál es el secreto? "No tengo muchos secretos. Mi entrenamiento es caminar todos los días entre cuatro y cinco kilómetros", cuenta Emma, quien se reconoce "amante de la jardinería y, sobre todas las cosas, de la montaña".

El ejemplo de vida que esta mujer enseña en cada caminata por las inmediaciones del Lago Lolog, lugar donde reside, la llevó a convertirse en un referente para todos los sanmartinenses, quienes desataron una de las mayores ovaciones cuando hizo su llegada sobre la avenida San Martín, luego de 3h5m34s de recorrido. Con la misma serenidad y tranquilidad con la que alcanzó la meta del brazo de una de sus sobrinas encara cada una de las competencias a las que se presenta: "Yo lo hago tranquila, a mi ritmo, sin ningún apuro".

La historia de esta mujer es motivo de envidia para muchas personas. La propia Emma trata de relativizar su esfuerzo, aunque no deja de transmitir un mensaje de esperanza y de aliento para la gente de su misma edad: "Cualquiera puede hacerlo. No importa la edad que tengas. El tema pasa por una cuestión de voluntad". Así de sencillo.

Son las 13.35 del sábado. Emma acaba de alcanzar la línea de llegada. Los gritos de aliento y los aplausos de las cientos de personas que se acercaron a la intersección de la avenida San Martín y Rivadavia, punto de llegada del circuito, se hacen sentir cada vez más. Es una ovación que conmueve y que Emma se ganó como ninguno. Si bien llegó casi al mismo tiempo que el ganador de la prueba de 84 kilómetros, el motivo de su reconocimiento tiene que ver con otros valores: radica pura y exclusivamente en el ejemplo de perseverancia y alegría que, a sus 84 años, sigue brindando día a día.

Chau Emma, nos vemos en la meta !

Emma Stella Guerra

 

 Fuente: Lucas Goyret para La Nación

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 09:08
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 09:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"