Deportes

Eurocopa: España goleó a Rusia y es finalista

La selección española aplastó a Rusia por 3-0 en Viena, con goles de Xavi, Daniel Güiza y David Silva. El domingo dirimirá el título con Alemania. Mirá un video con el resumen del partido.

España goleó hoy por 3-0 a Rusia y se clasificó para la final de la Eurocopa de fútbol de Austria y Suiza que jugará el domingo en Viena ante Alemania.

Al igual que en la primera fase, España volvió a ser muy superior a Rusia, sobre todo desde el primer gol, de Xavi, al inicio del segundo tiempo. Al contragolpe, Dani Güiza y David Silva sellaron la presencia de España en la final de una Eurocopa 24 años después, tras la perdida en Francia en 1984 ante los anfitriones.

El partido apuntaba a espectáculo por los conceptos ofensivos de ambas escuadras. Pero por encima de eso, el partido era una semifinal de la Eurocopa y se notó en la primera parte.

Al principio y sólo al principio nada tuvo que ver la Rusia de hoy a la del 10 de junio, cuando España la goleó por 4-1. No había alegrías y se trataba de evitar el más mínimo error. El "equipo de escuela", como lo definió Guus Hiddink, su técnico, parecía de Universidad. Sólo fue un espejismo.

Los primeros 15 minutos fueron vistosos. Los dos equipos demostraron su buen manejo del balón y llegaron con comodidad y frecuencia al área. En el minuto seis Fernando Torres tuvo la primera ocasión, pero la paró el portero Igor Akinfeev.

En el diez Rusia dio una muestra del juego colectivo que exhibió durante todo el torneo con una jugada trazada con escuadra y cartabón desde la defensa a la línea de fondo.

Pero España inquietaba más. David Villa probó desde fuera del área, pero detuvo otra vez Akinfeev, muy seguro. En el 15 hubo un posible penal a Torres y en el ida y vuelta que era en esos momentos iniciales el partido respondió Roman Pavlyuchenko con una peligrosa falta.

Luis Aragonés, técnico español, gritaba "tranquilos, tranquilos" a sus hombres, que llevados por la búsqueda rápida del contragolpe, perdieron muchos balones.

Y la tranquilidad llegó. Bajo la pertinaz lluvia que cayó sobre Viena, el partido se paró. Tanto temían los respectivos contragolpes que se anularon.

Hiddink colocó a Serguei Semak y Konstantin Zyryanov por delante de la defensa, con Ivan Saenko a la derecha, Igor Shemshov en el enganche y el temido Andrei Arshavin en la izquierda. Poco se supo del codiciado jugador del Zenit de San Petersburgo.

En el minuto 29 Villa chutó una falta y se lesionó. Inmediatamente dejó de correr, meneó la cabeza y se tapó la cara con la camiseta dorada que lució hoy España.

El máximo goleador de la Eurocopa y pesadilla rusa en el partido de la primera fase con tres goles estaba fuera por un desgarro. Poco después fue reemplazado por Cesc Fábregas. Aragonés dejó sólo en punta a Torres.

En medio del "shock", Pavlyuchenko, siempre peligroso, estuvo a punto de marcar en dos ocasiones.

Torres se echó el equipo a la espalda y en el 38 volvió a crear peligro dentro del área rusa. Así murió la primera mitad.

Y al inicio de la segunda llegó el gol que cambió el partido. En una rápida transición de España, Iniesta se internó en el área, centró y Xavi, que había empezado la jugada, irrumpió desde atrás y marcó el primer tanto de España en el minuto 50.

Un minuto después, Torres tuvo el 2-0 tras un contragolpe. No sería el último. España tenía el partido donde quería. En ventaja y esperando los espacios que iba a dejar una Rusia obligada a irse arriba.

Hiddink movió ficha y dio entrada a Diniyar Bilyaletdinov y a Dimitri Sychev. Pero no cambió la dinámica. El partido era de España, que gozó de tres ocasiones seguidas, una de Cesc y dos de Torres.

El delantero del Liverpool no tuvo su noche y Aragonés lo cambió en el 68 por Dani Güiza. Al mismo tiempo, Xabi Alonso sustituyó a Xavi para reforzar el mediocampo junto a Marcos Senna. España se quedó sin cambios para los últimos 20 minutos.

Pero Rusia no daba señales de vida y en el 72 el buen juego español tuvo premio. Sergio Ramos sirvió para Cesc, genial desde su salida al campo, que tocó de primera para Güiza, que definió con la pericia propia del máximo goleador de la Liga española, la que le había faltado a Torres. Era el segundo tanto del torneo para el jugador del Mallorca.

El partido ya quedó para la fiesta. Los aficionados españoles gritaban "que se besen, que se besen" a los príncipes de Asturias, presentes y jubilosos en el estadio Ernst Happel. Y así llegó el tercer gol. Otro contragolpe, Fábregas para Silva y tercer gol de España, abrumadoramente superior.

Al final y pese a lo que dijeron en las horas previas todos los protagonistas, el partido terminó siendo tan parecido como el de Innsbruck: fiesta máxima de España.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|23:12
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|23:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic