Deportes

"No intercedió ninguna situación grupal en mi salida"

Sebastián Abreu aclaró antes de partir hacia el Beitar Jerusalem que se fue de River por "objetivos personales" y no por un conflicto con Ariel Ortega en la previa del partido ante Banfield.
Así, desmintió las versiones que indicaban una discusión con el jujeño y alegó su partida por considerarla en el momento ideal en su carrera. "La única forma de corregir cosas es tomando las decisiones. Mi partida fue por situaciones y objetivos personales, analizando cosas deportivas y cosas económicas", explicó el uruguayo.

“Se me hizo muy difícil tomar la decisión de irme. No intercedió ninguna situación grupal en mi salida de River. (Ariel) Ortega no se metió en mi cuenta del banco ni habló con mi señora”, aseguró Abreu en declaraciones a radio Del Plata.

Así desmintió las versiones que indicaban una discusión con el jujeño y alegó su partida por considerarla en el momento ideal en su carrera. “La única forma de corregir cosas es tomando las decisiones. Mi partida fue por situaciones y objetivos personales, analizando cosas deportivas y cosas económicas”, explicó el uruguayo que seguirá su carrera en el fútbol israelí.

Abreu, con la tranquilidad que lo caracteriza para expresarse, rescató la relación humana con el ídolo riverplatense. “Nosotros hablamos mucho con Ariel, y el tuvo nuestras opiniones, nos dio la de él. Nunca hablamos pensando en un bienestar deportivo, sino de la parte humana y del bienestar de su familia, que es verlo bien”, contó.

Por último, el ex delantero de San Lorenzo se refirió a la importancia en la relación entre compañeros dentro de un equipo para lograr los objetivos. “El jugador puede tener una trascendencia importante positiva o negativa. Si es positivo va a dar ganancia en todo sendito, deportivo y humano. Si estás al lado de un negativo no conseguís los objetivos y uno pierde prestigio”, explicó.
En Imágenes