Deportes

Para la FIFA, la Copa del '78 "fue un gran Mundial"

En una entrevista realizada al presidente, Joseph Blatter, sobre  si tres décadas después la FIFA lamenta o se arrepiente de algo,  el suizo dejó en claro que la respuesta es un contundente "no".

Pasaron ya 30 años, pero la FIFA no cede un milímetro: el de Argentina 78 fue "un gran Mundial", y cualquier país del planeta, incluso una dictadura feroz, tiene derecho a ser sede de la Copa del Mundo.

"Da la impresión de que el modo en que los aficionados y los medios recuerdan aquel evento es que fue un gran Mundial", dijo a la agencia dpa el presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), Joseph Blatter, en el día del trigésimo aniversario de la final ganada por los albicelestes 3-1 a Holanda.

Las circunstancias en que se jugó aquel Mundial fueron muy especiales. Argentina estaba gobernada por una dictadura militar desde marzo de 1976, y para mediados de 1978, cuando 16 países comenzaban a luchar por el título, las denuncias de violaciones a los derechos humanos y miles de desaparecidos arreciaban desde el exterior. Hoy, el balance de aquellos años habla de hasta 30.000 desaparecidos.

Aquel Mundial estuvo signado por los golpes y las dictaduras militares. La FIFA le había otorgado la sede a Argentina el 6 de julio de 1966 en Londres, apenas ocho días después de que una asonada militar derrocara al presidente Arturo Illia -elegido tres años antes en forma democrática- y pusiera en su lugar al general Juan Carlos Onganía.

Diez años después, el 21 de agosto de 1976, fue asesinado el general Omar Actis, que estaba a cargo de la organización del Mundial. El control pasó a manos del almirante Carlos Lacoste, que llegaría a ser vicepresidente de la FIFA durante algunos de los 24 años que estuvo controlada por el brasileño Joao Havelange, además de presidente interino argentino durante diez días.

Blatter no era responsable de la FIFA en los tiempos del Mundial argentino, pero de cara al futuro no cree que la calidad democrática o institucional de un país deba ser requisito para organizar Mundiales. Tampoco cree en los boicots.

"Un boicot nunca aporta nada, particularmente no al deporte. Por el contrario: creemos que el deporte y el fútbol en particular pueden ayudar a promover valores positivos y a unir a la gente más allá de su origen social, su sexo, religión o ideas políticas".

Por eso el suizo es contundente: cualquier país puede organizar un Mundial. Ya lo hizo China con el femenino, pese a las críticas que despierta su régimen, anfitrión dentro de un mes y medio de los Juegos Olímpicos.

"En la FIFA creemos que cualquiera de las asociaciones miembro tiene el derecho de participar y postularse para cualquiera de los certámenes que organizamos", insistió a dpa Blatter, descartando expresamente cualquier "cláusula democrática".

Lo dijo ya hace cinco años: "El Mundial 2002 hizo más por la reconciliación de Corea del Sur y Japón que cien años de diplomacia".

De ahí la pregunta. ¿Si Argentina estuviera hoy en la misma situación que hace 30 años, organizaría un Mundial allí?

Blatter responde con una gambeta, regatea la pregunta. "No tendría sentido comparar la situación del mundo hace 30, 50 o 100 años atrás con la actual. No podemos especular".

Pero la respuesta es evidente. Blatter cree que el fútbol "contribuye al desarrollo social, político y humano", y que gracias a su "universalidad" ayuda a "combatir enfermedades sociales y promover el desarrollo".
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|15:06
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|15:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016