Vasco Da Gama y su ruta marítima a la India

El navegante portugués fue el primer europeo en bordear las costas africanas hasta llegar al subcontinente indio a fines del siglo XV.

La época que abarca los últimos años del siglo XV y los primeros del siglo XVI se caracterizó por el ser el periodo de los denominados “grandes descubrimientos”, llevados a cabo por aventureros y expedicionarios que estaban bajo las órdenes de los reinos de Portugal y Castilla-Aragón (actual España).

Sin embargo, aunque la mayoría de las glorias que perduraron en el tiempo quedaron para los navegantes al servicio de la corona española, un portugués logró destacarse entre ellos. Se trata del célebre Vasco Da Gama, quien fue el primer europeo en llegar al subcontinente de la India utilizando una ruta marítima directa y sin intermediarios.

Gracias a la aventura de Da Gama, Portugal logró hacerse con el dominio del comercio de especias y se posicionó como una potencia marítima y colonial durante más de 100 años.

Los primeros intentos portugueses

Los intentos de Portugal de conseguir una ruta marítima que permita un comercio directo con la India venían desde hace décadas. Tras la captura de Constantinopla a manos del Imperio Otomano en 1453, el comercio de especias entre Europa y Asia se resintió considerablemente y los costos se elevaron hasta volver los productos casi impagables.

Con una situación geográfica favorable, ya que sus costas dan al océano, Portugal se embarcó en la misión de romper las dificultades comerciales. Fue así que distintos navegantes y expedicionarios al servicio de la corona lusitana comenzaron a buscar una ruta directa hacia la India a través de África.

El navegante Bartolomé Díaz (Bartolomeu Dias) alcanzó el cabo de Buena Esperanza, el extremo sur de África, en enero de 1488, comprobando que era posible circunnavegar el continente africano para alcanzar las costas hindúes. Sin embargo, tuvo que regresar a Lisboa debido a la falta de provisiones y el deterioro de sus barcos.

Con la mente puesta en alcanzar la India, el rey Manuel I se entrevistó en 1497 con Vasco Da Gama, un navegante de la baja nobleza que tuvo éxito en la captura de barcos franceses. Durante la reunión, Da Gama le propuso al monarca continuar con la expedición de Díaz.

Dado que el vecino reino de Castilla-Aragón estaba eufórico tras los logros obtenidos por Cristóbal Colón y avanzaba a pasos agigantados en el control de la navegación, Manuel I accedió a la petición de Da Gama y le financió la expedición, aunque con montos mínimos e indispensables.

De todos modos, Da Gama no necesitó más recursos. Logró reclutar a 150 marineros portugueses, utilizó una nave capitana (llamada San Gabriel), dos carracas y una carabela, y contrató intérpretes de árabe y de lenguas africanas de la cuenca del Congo para interactuar con los pueblos que visiten.

La expedición hacia la India

Con todo listo, la expedición de Da Gama zarpó de Lisboa el 18 de julio de 1497. Pasó por las islas Canarias y el archipiélago de Cabo Verde bordeando las costas del continente, el camino habitual de los navegantes europeos. Sin embargo, al llegar a la costa de la actual Sierra Leona, Da Gama realizó una maniobra inusual: se adentró hacia mar abierto a través del Golfo de Guinea durante tres meses y sin realizar maniobras, solo viajando gracias a los vientos.

Mientras la tripulación comenzaba a mostrar su impaciencia, la expedición encontró aves volando en dirección sudeste. Al seguirlas, volvieron a avistar las costas africanas, con lo cual quedó comprobado la teoría de Da Gama. Tras un breve contacto con las tribus locales, que no terminó de la mejor manera, en diciembre arribaron al cabo Buena Esperanza y lo bordearon hacia el este, superando las turbulentas aguas sudafricanas.

Viaje de vasco da gama

Finalmente, Da Gama y sus hombres lograron superar el cabo y lograron visibilizar las costas de África Oriental, siendo los primeros europeos en avistarlas. En marzo de 1498, las naves protuguesas llegaron a la ciudad de Mozambique, situada en la isla homónima y gobernada por nativos locales islamizados.

Da Gama recibió a bordo de la nave San Gabriel al sultán de la ciudad, a quien agasajaron con un suculento banquete que, sin embargo, no colmó las expectativas del monarca. En principio, el sultán confundió a los portugueses con musulmanes, y les otorgó dos pilotos que los guiarían a la India, pero la verdad se reveló y flotó un sentimiento hostil de la población. En respuesta, Da Gama ordenó la huida de Mozambique mientras lanzaba cañonazos contra la ciudad.

La expedición siguió bordeando la costa oriental de África hasta arribar al puerto de Mombasa, en la actual Kenia, pero sufrieron el mismo destino que en su parada anterior y se retiraron. Pocos días después llegaron a la ciudad de Malindi, ubicada un poco más al norte, donde el trato local fue más cordial y se logró obtener ayuda para culminar el viaje a la India.

Luego de muchas dificultades desde la partida de Lisboa, Da Gama finalmente logró desembarcar en el puerto indio de Calicut, en el extremo sur del subcontinente, considerado el mayor epicentro del comercio de especias del mundo. Los portugueses fueron recibidos por el zamorín (gobernador) de Calicut, ante quien Da Gama se presentó como sirviente de “un rey cuya riqueza excedía a cualquier otra del mundo”.

Vasco da gama y zamorín de Calicut int


Si bien esa frase no impresionó a los indios, ambas partes iniciaron una serie de negociaciones para conseguir ventajas comerciales en favor de Portugal. Sin embargo, los términos poco diplomáticos de Da Gama hicieron fracasar las mismas, aunque el zamorín accedió a enviar una carta al rey Manuel I, escrita en hoja de palma: “Vasco Da Gama, gentilhombre de vuestra casa, llegó a mi país, lo cual me complació. Mi país es rico en canela, clavo, jengibre, pimienta y piedras preciosas. Lo que de vos pido a cambio es oro, plata, coral y telas purpúreas”. Esto dio pie para afianzar una relación comercial en los próximos años.

Con la carta y algo de pimienta y canela que lograron obtener en condiciones desventajosas, Da Gama y su tripulación abandonaron Calicut en agosto de 1498. Siguiendo el mismo camino, la expedición enfrentó enfermedades, tormentas, vientos en contra y problemas en los barcos. Incluso Da Gama abandonó el cuerpo expedicionario en Cabo Verde junto con su hermano enfermo para viajar a las islas Azores, donde finalmente enterró a su pariente.

Da Gama llegó a Lisboa en septiembre de 1499, un mes después que los 55 hombres y las dos naves que quedaron en pie de su expedición. A su llegada, el marino fue recibido con honores, ya que dio el puntapié inicial para poner a la Europa cristiana nuevamente en el centro de la economía mundial y convertir a Portugal en una potencia.

Fuentes: revista Muy Interesante y aportes bibliográficos independientes

Nicolás Munilla

Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|17:10
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|17:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buen relato, al cual me gustaría hacer un aporte. Portugal inicia su potencial naval a partir de un principe y luego Rey, Enrique el Navegante, quién fundó la escuela de navegación, obtuvo mapas del mundo de los dibujantes italianos, esto para 1428, con estos mapas, que por supuesto mantuvo en secreto (era un secreto geopolítico) se inician los viajes de expedición para dar la vuelta a Africa Otra cosa interesante es que la Escuela Naval de Portugal introduce elementos en los barcos, como el Timón, que reemplazó a los remos para timonear, que permitieron mejorar la maniobrabilidad de las naves. Calicut era un puerto de intercambio de los productos chinos, indues y árabes, pero era la principal referencia comercial para los europeos, quienes recibían la mercadería que se distribuía desde Calicut al mundo occidental y oriental. Ejemplo las especies, que eran de unas islas desde las cuales llegaban a Calicut y de ahí a Europa, todos estos productos conocidos por aventureros como Marco Polo y otros posteriores que viitaron Asia y trajeron sus noticias a Genova y otras ciudades de la península itálica que dominaban el comercio. El navegante mas notable a mi criterio fue Magallanes, que también era de origen portugues, tenía conocimiento de los mapas de Enrique el Navegante y gracias a los cuales inició una de las aventuras mas grandes de la humanidad (para esos tiempos y por los europeos) de completar una vuelta completa al mundo
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic