Investigan un punto que emite muchos rayos cósmicos

Se detectaron diecinueve emisiones procedentes de esa dirección, un lugar que está mucho más allá de los límites de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Hay un punto en el firmamento que llama la atención de la ciencia. Un lugar desde el que se emiten muchos rayos cómicos. De hecho, se detectaron 19 emisiones procedentes de la dirección, de un lugar que está mucho más allá de los límites de nuestra galaxia.

Una investigación reveló que una cantidad notable de emisiones de rayos cósmicos proviene de un sitio en el cielo situado justo bajo el “carro” de la constelación de la Osa Mayor. Desde ese punto, llega una cantidad desproporcionada de los rayos cósmicos de más alta energía.

El descubrimiento, producto del trabajo de un equipo internacional de 125 científicos y casi 30 instituciones, cuyo portavoz es Gordon Thomson, de la Universidad de Utah, Estados Unidos, sitúa a la física un paso más cerca de identificar las misteriosas fuentes de las partículas más energéticas del universo.

Los rayos cósmicos, descubiertos en 1912, son en realidad partículas. Concretamente, o son simples protones (núcleos de hidrógeno) o núcleos de elementos más pesados, como por ejemplo carbono, oxígeno, nitrógeno o hierro. Thomson y muchos físicos creen que los rayos cósmicos de energía ultraelevada son sólo protones, aunque algunos sospechan que incluyen núcleos de helio y de hidrógeno.

Además de los núcleos galácticos activos y de algunas supernovas (estrellas que han explotado), que también emiten estallidos de rayos gamma, otras fuentes posibles incluyen a las “ruidosas” radiogalaxias, las ondas de choque de galaxias que colisionan e incluso algunas hipotéticas fuentes exóticas, tales como la desintegración de cuerdas cósmicas o de partículas masivas dejadas por el Big Bang que formó el universo hace 13.800 millones de años.

Los rayos cósmicos de energía ultraelevada proceden de más allá de la Vía Láctea, que tiene unos 100.000 años luz de diámetro. Pero el 90 por ciento de ellos viene de una distancia no mayor de unos 300 millones de años luz, ya que los rayos cósmicos generados a distancias superiores sufren un fuerte debilitamiento por la interacción con la radiación del Fondo Cósmico de Microondas, el débil “eco” o “brillo remanente” del Big Bang.

Por ahora, se desconoce qué hay exactamente en ese punto del firmamento del que llegan niveles tan altos de emisiones de rayos cósmicos. En realidad, el origen de todos los rayos cósmicos más energéticos sigue estando envuelto en el misterio, a diferencia del de los de baja energía, sobre los que ya se sabe que vienen del Sol, otras estrellas y de estrellas que han explotado.

Durante el período de observación se detectaron 19 emisiones de rayos cósmicos procedentes de la dirección del citado punto en el cielo, mucho más que las 4 o 5 que cabía esperar si los rayos cósmicos vinieran aleatoriamente de todas partes del cielo.

El punto es un círculo de 40 grados de diámetro, lo que presenta el 6 por ciento del cielo en el hemisferio norte, y está cerca del “plano supergaláctico”, el plano del supercúmulo de galaxias de Virgo (un inmenso cúmulo que tiene una forma más parecida a un disco que a un globo). Nuestra galaxia, la Vía Láctea, se halla en las afueras del supercúmulo.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com/

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|20:56
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|20:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016