Sólo cronopios cronopios, cuadernos Julio regalón

La actual edición de "Historias de cronopios y de famas" incluye ilustraciones de Elenio Pico, lo que le da el definitivo toque lúdico que los relatos inspiran.

Todas aquellas personas que alguna vez tuvieron entre sus manos un ejemplar de Historias de cronopios y de famas y pudieron leerlo y disfrutarlo con la divertida intensidad que Julio Cortázar proponía, con la desestructura a la que invitan sus principales personajes, con la inocencia de las esperanzas y con la convicción de que mundos como esos son posibles, saben perfectamente lo que este libro significó para varias generaciones y lo que significará para tantas otras.

Los ejemplares de Historias de cronopios y de famas se ajan, se amarillean, tienen anotaciones, están en un lugar casi invisible de la biblioteca pero de acceso inmediato. Porque no es un simple libro; es una forma de compartir y de vivir la fantasía, de descubrir en lo cotidiano la magia, de adentrarse en un universo (el de Cortázar) en el que cada palabra, cada objeto, cada acción, cada lugar es parte de un maravilloso caos.

Por esto (y por mucho, mucho más), la nueva edición de Historias de cronopios y de famas que acaba de lanzar Alfaguara es un hecho feliz.

HIstorias de cronopios tapa

No se trata de la edición que todos conocemos, aquella que también incluye Manual de Instrucciones, Ocupaciones raras y Material plástico, sino de una más breve, similar a la que Julio Cortázar se encargó de encuadernar y regalar a sus amigos, cuando el libro era apenas un juego en el que el autor se había embarcado.

Es que Cortázar inventó (perdón por el uso de este verbo que de manera tan burda simplifica la aparición de estos seres) los cronopios en 1952, según él mismo lo contó, durante un concierto. A partir de ese momento, escribió las Historias..., pero no para publicarlas masivamente, sino para imprimirlas, encuadernarlas y regalarlas a sus amigos.

Esa primera versión de Historias de cronopios y de famas incluía sólo los textos que contaban las aventuras de estos personajes tan dispares y las de las esperanzas. Recién diez años después, el editor en Buenos Aires de Cortázar supo de la existencia de estos textos, pero eran muy pocos para ser publicados en un volumen, por eso el escritor desempolvó otros juegos (instrucciones extrañas, ocupaciones poco probables, breves relatos), y así es como se llega al libro que fue publicado por primera vez en 1962.

La edición actual de Alfaguara de Historias de cronopios y de famas recupera aquel espíritu inicial de la colección de relatos, reuniendo en un volumen los capítulos “Primera y aún incierta aparición de los cronopios, famas y esperanza. Fase mitológica”, “Historias de cronopios y de famas” y “Cronopios inesperados”, este último, con tres relatos (Vialidad, Almuerzos y Never stop the press) que permanecieron inéditos hasta 2009, cuando fueron compilados en Papeles inesperados.

La actual edición de Historias de cronopios y de famas incluye también ilustraciones de Elenio Pico, lo que le da el definitivo toque lúdico que los relatos inspiran. Los cronopios, las famas y las esperanzas de Pico logran el efecto de libro álbum, de esos que se publican para niños pero que con mucho gusto aceptamos los adultos cuando nos invitan a construir espacios de alegría. 

Julio Cortázar y Elenio Pico reunidos en la reedición de uno de los libros más hermosos jamás escritos de la literatura en español.

Alejandro Frias

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|04:21
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|04:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016