Descubren un antiguo pueblo gracias al uso de drones

Los científicos sabían que las imágenes aéreas de las longitudes de onda infrarrojas podían ser una poderosa herramienta en para la investigación.

Un equipo de investigadores de la Universidad del norte de Florida y de la Universidad de Arkansas ha utilizado el método de aviones no tripulados para encontrar un pueblo de 1.000 años de antigüedad en el noroeste de Nuevo México. Con ello han descubierto estructuras nunca antes vistas, consiguiendo además una percepción única de lo que fue esa zona.

El Dr. John Kantner, profesor asociado de antropología de la Universidad de Florida y el Dr. Jesse Casana, arqueólogo de la Universidad de Arkansas, se unieron el pasado verano para probar los drones en una remota zona del noroeste de  Nuevo México. Guiado con GPS, el avión no tripulado iba tomando imágenes térmicas de forma sistemática de la superficie del suelo. Las imágenes capturadas por la cámara se procesaron utilizando un software especial que transforma cientos de fotografía individuales en una precisa.

“El dron con su cámara térmica era capaz no sólo de establecer claramente la arquitectura de mampostería enterrada de la que yo no sabía nada, si no también de identificar una serie de señales circulares cool, que son la forma y el tamaño perfecto para ser kivas, estructuras ceremoniales donde las personas se reunían para el culto y la toma de decisiones“, dijo Kantner.

El científico ha estudiado el paisaje al sur de la barraca de Chaco gracias a los fondo de la Fundación Nacional de Ciencia. Él mismo dijo haber creído siempre que allí había casa de antepasados, pero que las ruinas han ido oscureciéndose por la vegetación y enterrándose en piedra arenisca erosionada.

 

Kantner está especialmente interesado en cómo ese poderoso fenómeno religioso ha impactado en la dinámica y política local. “Para determinar esto a partir de restos antiguos requiere que yo sé exactamente donde se encontraban las casas y edificios religiosos y qué aspecto tenían, y aquí es donde está el reto, porque muchos de ellos están enterrados bajo la superficie. Es casi imposible encontrar ruinas cubiertas con tierra y vegetación menos que excava de forma sistemática y minuciosamente pozos de prueba para encontrarlos, y esto tarda una eternidad”.

Durante décadas, los científicos han sabido que las imágenes aéreas de las longitudes de onda infrarrojas de la luz podían ser una poderosa herramienta en la ámbito de la investigación, pero hasta ahora la tecnología no había sido viable.

“Realmente sólo unos pocos días de trabajo nos han permitido hacer algo que habría llevado una década de trabajo. Así que esto es genial para encontrar sitios de forma rápida y a muy buen precio”, Aseguró Kantner.

El equipo está trabajando para mejorar el método y los planes en el uso de imágenes térmicas para la investigación en otras partes del mundo.

Fuente: http://redhistoria.com/ 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó9/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|15:31
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|15:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016