El Independencia le debe desde hace 15 meses los derechos de autor

El dramaturgo Marcos Martínez lleva más de un año esperando que desde el mayor teatro de Mendoza le abonen el canon por su obra "Liniers, el traidor".

El impuesto por derecho de autor que debe pagarse por poner en escena una obra de teatro, interpretar una canción o publicar un texto, es una obligación para todos. Si una radio reproduce un tema musical, paga derecho de autor; todo elenco debe pagar derecho de autor al dramaturgo autor de la obra que lleva a las tablas; las editoriales deben pagar derecho de autor por lo que publican y hasta por las ilustraciones que los libros lleven en tapa o en el interior.

Nadie está exento de esto, porque el escribir, pintar, esculpir, componer o lo que sea está protegido por leyes que dicen que los autores tienen derecho a reclamar regalías por eso que crearon.

Por supuesto, siempre hay excepciones, y en el caso que nos convoca, la excepción viene de parte del Estado. Concretamente, del Teatro Independencia, que desde hace quince meses le debe los derechos de autor al dramaturgo Marcos Martínez por la obra Liniers, el traidor, ganadora del certamen Vendimia 2012 y que fue estrenada en la mayor sala de los mendocinos, donde se realizaron, además de esta, cuatro presentaciones más.

Esto sucedió en marzo del 2013. El 13 de ese mes se estrenó la obra, y en lo sucesivo se realizaron cuatro presentaciones más en el Independencia. El monto por esta cinco funciones que debería pagarse a Martínez supera los 10.000 pesos, una verdadera miseria si se considera que estamos hablando del Estado y, en particular, del Teatro Independencia.

Pero el hecho concreto es que desde marzo del año pasado el dramaturgo espera que esto se le pague, y, como él mismo dice, “uno sabe que el Estado se demora en pagar, pero quince meses...”.

Artistas de segunda

Por supuesto que Marcos Martínez realizó los trámites pertinentes para poder cobrar los derechos de autor de Liniers, el traidor, y no fue sino hasta pasados varios meses que comenzó a insistir para que esto le fuera abonado.

Durante varios meses las respuestas fueron esquivas, pero en el último tiempo la Dirección del Independencia ya ni siquiera le contesta los correos electrónicos.

El dramaturgo indicó que “muchas veces existe mucho trabajo, trabajo responsable en diversas oficinas del ministerio”, pero reconoce que “los pagos casi siempre son un problema”, y para él esto no se trata simplemente de un problema burocrático o de falta de fondos, sino que tiene que ver con lo ideológico, con la forma en la que muchas veces se conceptualiza el trabajo del artista.

Martínez indicó que muchas veces a los mendocinos, en Mendoza, se los considera "artistas de segunda que viven de cualquier otra cosa y que no necesitan cobrar a tiempo, a diferencia de los artistas 'profesionales”.

“Esta división se vuelve dañina para quienes venimos del trabajo independiente y atenta contra nuestro deseo de volvernos profesionales en lo que hacemos”, agregó el dramaturgo, para quien es una contradicción que el Estado diga que no tiene plata para pagar impuestos y que, por otro lado, “ese mismo Estado exija a cualquier vecino el pago de impuesto de cualquier índole”.

No es la primera vez que un artista mendocino reclama el pago de parte de Cultura de lo que se le debe, pero sí es muy probable que los quince meses que Martínez lleva esperando que se le abonen los derechos de autor por su obra marquen un récord.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|06:21
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|06:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic