Los primeros humanos vivían en una perpetua orgía

Los investigadores Christopher Ryan y Cacilda Jethá postulan que los integrantes de las primeras comunidades no eran monógamos.

Christopher Ryan y Cacilda Jethá son especialistas en sexología, y entre sus trabajos se encuentra el libro En el principio era el sexo, en el que intentan derribar los mitos sobre la que la monogamia es algo “natural” en el ser humano.

A esto, que es algo que de chicos nos enseñan, especialmente desde lo religioso, y que los Estados avalan desde las leyes, Ryan y Jethá buscan derribarlo como mito, y para ello ponen el acento en el hecho de que la tradicional relación en la que el hombre da sustento a la mujer a cambio de su fidelidad reproductiva surgió con la agricultura y la posterior propiedad privada, hace unos 10.000 años.

Ahora bien, considerando que el ser humano como lo conocemos tienen una antigüedad de unos 200.000 años, para Ryan y Jethá en la etapa previa a la agricultura primaba el igualitarismo, lo que se exigía que todo fuera compartido, incluyendo, según los investigadores, las parejas.

Nuestros parientes evolutivos más próximos, el chimpancé y el bonobo, tienen una vida sexual muy activa, de manera que las hembras se aparean de una a cuatro veces por hora hasta con una docena de machos por día cuando están en sus días fértiles.

De esta actitud de los primates, los investigadores deducen que, en un principio, las hembras humanas deben haber tenido un comportamiento similar, y para demostrarlo recurren a ejemplos de culturas actuales.

La mujeres musou, del suroeste de China, no parecen tener tabúes sexuales y sostienen relaciones con cientos de hombres sin que eso represente ningún conflicto social. Por otra parte, varias tribus en el Amazonas creen que un niño nace por acumulación de semen, de manera que las mujeres copulan con varios hombres para sumar todas sus características y tener el hijo o la hija que quieren.

Puede que para los más recatados esto parezca choqueante, pero, al parecer, antes el modo habitual de relacionarse sexualmente no era la cita romántica, sino lo que hoy llamaríamos, simple y llanamente, una orgía.

Fuente: http://pijamasurf.com/

Opiniones (1)
11 de Diciembre de 2016|06:59
2
ERROR
11 de Diciembre de 2016|06:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ya Engels en su libro "El origen de la familia, la propiedad privada y el estado" establece que la monogamia y sobre todo la sumisión de la mujer surgen a partir de la aparición de la agricultura y la propiedad privada, ya que a partir de allí el hombre trata de generar derecho a herencia y para ello necesita que sus herederos sean sus hijos biológicos y no los hijos de otro macho. Así de simple, de allí a darle ribetes religiosos, de pecado hubo un paso. La religión ha sido la gran enemiga de las mujeres desde siempre, aparece para justificar el dominio del hombre sobre el cuerpo y la libertad de las mismas.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic