El recomendado: un clásico de Arístides

Almorzamos y cenamos en El Palenque, que ya cumplió 12 años. Los platos de siempre, en un muy buen momento.

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.

Y volví…

No soy muy amiga de la calle Arístides, me incomoda el tema del estacionamiento… pero esta vez revisando la lista de restaurantes para visitar, me dieron ganas de volver después de mucho tiempo a “El Palenque”. Hubo una época que, hace unos años, una vez por semana estábamos por allí. En ese lugar conocí a mi esposo, y me trae buenos recuerdos de juntadas de amigos.

El Palenque es un lugar que se ha convertido en un clásico, mantiene su carta y ambientación inalterables. Si ya fuiste alguna vez, vas a encontrar casi lo mismo, pero en un muy buen momento. Es ideal para ir con amigos, o en familia. Ambiente informal, cálido y agradable.

La ambientación: su nombre lo anticipa… una pulpería. Claro que nunca estuve en una de verdad, pero los cuadros de Molina Campos o algunos versos del Martín Fierro son una buena referencia para describir a este bar-restaurante. Hay una linda barra, con las típicas rejas que solía haber para resguardarse de los matones, y un mobiliario tipo campo. Objetos añejos, afiches con publicidad del siglo pasado y una casa antigua que contiene todo este lindo rejunte de cosas viejas. Pisos de madera (descuidados, pero no desentonan), techos altísimos, una hermosa puerta de entrada de doble hoja y paredes patinadas conspiran para que sientas que viajás a otra época. Hay una cava subterránea, pequeña pero pintoresca, que era el original sótano de la casa.

La carta: tapas de madera gastada, rústica, clara, y con sus hojas interiores impecables (seguramente están estrenando carta). Los platos de siempre, al menos los que recuerdo estaban. El vocabulario para describir los platos es “al estilo gaucho”, reforzando aún más el concepto que la ambientación y el nombre del bar nos transmite. Se puede encontrar platos “pa’ empezar” como provoleta, picadas y empanadas (varios tipos, y las de entraña típicas de la casa). “Pa’ seguir” pastas, ensaladas, principales con carnes y pescado, sándwiches, y pizza. Algunos cocidos en horno de barro. Hay opciones para celíacos y vegetarianos, incluso el mozo nos comentó que utilizan una freidora exclusiva en productos para celíacos.

En El Palenque se puede disfrutar de una cocina simple,
minutas o platos más elaborados, abundantes y con ingredientes de buena calidad.


 

Qué pedimos


Comenzamos con las clásicas “Papas Palenque” con picante, son tipo cuña con cáscara. Un placer. Porción más que generosa, y la mayonesa picante… un vicio. Además de comer las papas como entrada para picar mientras esperábamos, las usamos como acompañamiento para los principales (que salieron ahí nomás).

Uno de los platos principales fue un sándwich de lomito (“Matucho”) con vegetales al horno de barro ($68). La carne de calidad indiscutible, el pan calentito y un toque tostado, y bien condimentado. Recomendable 100%.

El otro principal una milanesa de entraña (Milaña e’ entraña), con puré y salsa criolla. La mila una decepción, me tenté con la entraña… pero estaba pasada de cocción, tostada. Por suerte el puré resultó una exquisitez, muy bien hecho, con cebollita de verdeo, pimienta y papas de verdad (¡fundamental!).

El postre, “Limón imposible”, el de siempre. Si sos cliente de “El Palenque” seguramente lo probaste alguna vez… delicioso, inalterable con el tiempo, igualito.

Otros principales que probamos unos días antes: los canelones de humita, y una ensalada tibia de pollo. Ambos platos ricos y bien suculentos.

El servicio: fuimos 2 veces en 3 días, y nos atendió el mismo mozo. En ambas ocasiones fue muy amable, atento, simpático… características que generalmente faltan por estos días sobre todo en el personal joven.

Lo que más nos gustó: la excelente atención del mozo y la simpatía de la encargada. El puré, impresionante. Y las papas con picante, como siempre buenísimas.

Lo que menos nos gustó: la milanesa de entraña seca, qué pena.

Para destacar: habitualmente (y está muy mal) las alcuzas en los restaurantes suelen estar sucias, con pelusas y pegotes del aceite… en este caso debo remarcar que me dio gusto verlas impecables. De plástico, no son muy lindas, pero ¡qué limpias estaban!

El Palenque, me animo a declarar, ya es un clásico.
Y tengo el gusto de decir, que a pesar de altos y bajos en su historia,
hoy tiene excelente calidad en su cocina y servicio.

INFO ÚTIL
El Palenque ande rascarse

. Dirección: Arístides Villanueva 287, Mendoza.
. Horarios: Todos los días desde las 12 hs almuerzos, after office, cenas.
. Tel: 0261 428 1814
. Forma de pago: efectivo y tarjetas
. Precios: entradas $44 a $85. Ensaladas $55 a $75. Principales $75 a $200. Postres $46 a $60.
. Vinos: $64 a $350. Vino por copa $25 a $40. Hay vino turista $25.
. Descorche: $64
. Mesas al aire libre (vereda)
. Hay menú vegetariano y para celíacos (freidora exclusiva para productos celíacos)

NOTA DE LA REDACCIÓN: esta recomendación es independiente, los restaurantes no pagan por aparecer en este espacio.


¿Más recomendaciones? en mi blog #Gastronomica
Alicia Sisteró / Twitter @aliciasistero
Dos más Dos - Marketing Gastronómico

Dejanos la opinión de tu experiencia ¡y decinos a dónde ir!

Opiniones (1)
25 de septiembre de 2017 | 12:55
2
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 12:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Los precios, normales, como en otros negocios, pero la diferencia son: las porciones muy buenas, y la calidad de los insumos utilizados, esto es lo que hace que el palenque sea diferente y realmente aconsejable.
    1