Uno de los mayores asesinos de la historia se consideró un perejil de la Justicia

Robledo Puch, condenado hace más de treinta años por matar a once personas y cometer más de 20 robos a mano armada, se comparó con el albañil acusado de asesinar a Nora Dalmasso. Pidió que su caso revisado e incluso opinó de la detención de Alfredo De Angeli.

Eduardo Robledo Puch, uno de los mayores asesinos de la historia argentina, se comparó con Gastóin Zárate, el joven albañil que en el 2007 fue acusado de matar a Nora Dalmasso en Córdoba y solicitó que su caso sea revisado.

Estas expresiones fueron vertidas en una carta enviada a un matutino porteño por Carlos Eduardo Robledo Puch. A pesar de que el juez Diulio Cámpora, de la Sala I de la Cámara de Apelación y Garantías de San Isidro, le negara recientemente la libertad condicional por considerarlo "peligroso para la sociedad", él pidió que su caso sea examinado por los penalistas del mundo, según expica el diario Infobae.

"Mi caso es el gran bluff de la historia criminal universal. Es el Watergate de la Justicia argentina", afirma Robledo Puch, condenado en 1972 por el asesinato de once personas y más de 20 robos a mano armada.

En ese sentido, se compara con Gastón Zárate, el pintor que fue acusado por la muerte de Nora Dalmasso en 2007. "La Justicia cordobesa quiso cargarle su homicidio a un pobre muchacho que trabajaba de albañil", dice en la misiva.

Según sus dichos, es cierto que cometió ciertos asaltos a punta de pistola, pero niega haber cometido crímenes a sangre fría. "El hecho de que haya incursionado en el robo a temprana edad obedece a un error de juventud. Era un joven idealista que amaba la filosofía".

Hoy no se considera un asesino serial sino "un adulto idealista, peronista de Perón por herencia paterna. Admiro a Evita".

Robledo Puch, incluso fue más lejos y se refirió a su pedido de liberación que días atrás fuera rechazado. "Dejen los señores magistrados de San Isidro que sea la ciudadanía argentina la que decida si Robledo Puch es peligroso o si por el contrario fue engañada en 1972", afirmó en su misiva y agregó "a la opinión pública en general le digo que jamás, nunca nadie, ni hombre, ni mujer, me ha visto con un arma de fuego. De no ser así, nadie debería dudar que me habrían señalado con el dedo acusador".

Pero no sólo se refirió a su caso particular. También tuvo tiempo para dedicarle unas líneas al conflicto entre el Gobierno y el campo. En ese sentido, se mostró partidario de los productores rurales. "Me dolió en el alma ver cómo Gendarmería lo detuvo a Alfredo De Angeli", dijo, y agregó: "Apoyo al campo porque soy pariente lejano de Martín Miguel de Güemes".

Se mostró preocupado por la inseguridad ("Cuando Blumberg marchó con más de un millón de personas, se me cayeron las lágrimas", aseguró), y señaló ser "poseedor de una supracultura".

"No soy el mostruo que inventaron", finalizó, en dos cartas que envió al diario Crítica.
Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 13:16
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 13:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial