Correr en esos dias. No te dejes llevar por la regla

Durante el ciclo menstrual y sus cambios hormonales existen mitos que indisponen a algunas corredoras y prefieren no correr o entrenar.

Primero, y aunque a veces parezca raro, debemos alegrarnos cada vez que tenemos la regla. Las mujeres que entrenamos, en períodos de mucha carga o tras mucho tiempo de alto requerimiento físico, podemos llegar a alterar nuestro sistema hormonal hasta el punto que la regla deje de venir. El cuerpo es sabio, y en percibir consumos muy altos de energía, corta la menstruación para evitar más gasto, así cómo por la mayor producción de testosterona. Aunque parezca una ventaja el hecho de que no tengamos la menstruación, es todo lo contrario. La regla nos regula nuestro sistema hormonal, que a resumidas cuentas, va desde prevenir la osteoporosis a equilibrar nuestra mente.

Muchas atletas profesionales han mantenido su cuerpo largos periodos sin la menstruación, provocando niveles desequilibrados de hormonas (con las consecuencias de la aparición de carácteres masculinos como pelo o ciertos desarrollos musculares), pérdida de densidad ósea (que provoca fracturas por estrés de impacto y muchas otras lesiones), problemas de fertilidad de por vida... Y no es tan difícil entrar en éste proceso, con un peso corporal bajo y alta carga de entreno... lo primero que desaparece es ¡la regla! Si nos pasa, debemos ir directas al ginecólogo para que nos de un tratamiento, normalmente de anticonceptivos, para regular el cuerpo, y como he dicho, la mente (sí, aunque lo neguemos, las hormonas nos afectan y mucho la cabeza!)

En segundo lugar, debemos tener en cuenta que a cada persona le afecta de manera distinta el proceso menstrual. Hay quien sufre un dolor muy fuerte, hay quien sufre mucha hinchazón y hay algunas afortunadas que apenas lo notan. Pero a pesar de todo esto hay ciertos factores fisiológicos comunes que podemos controlar y hacer que lleguen a jugar a nuestro favor. A más exigencia de entrenos, más en detalle debemos entrar, pero intentaremos dar unas recetas comunes que nos puedan ayudar a lidiar con ésta inevitable compañera.

Sin embargo en esta época existen días en los que tu entrenamiento puede ser mucho mejor en velocidad y fondo.

Los estrógenos influyen en la energía que utilizan tus músculos para el movimiento de tu cuerpo, en la fase folicular te favorece entrenamientos más rápidos, cuando los niveles de estrógenos aumentan, el metabolismo la toma la energía con mayor facilidad de las grasas obteniendo mejor rendimiento muscular.

Así que si planifica tu entrenamiento según el ciclo de tu periodo y podrás obtener mejores resultados con menos excusas para que sigas ejercitándote y preparándote para tus nuevas metas.

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 12:35
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 12:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"