Deportes

La hospitalidad brasileña es a prueba de clásicos

Pese a la rivalidad intensa, la estancia de los argentinos en Belo Horizonte es más que placentera.

La rivalidad que Argentina y Brasil tienen en cualquier deporte hacía suponer que la estadía de los argentinos en Brasil, en especial en Belo Horizonte, sería compleja, sin embargo, en una ciudad donde todavía se respira poco aire de Mundial, la hospitalidad funcionó a la perfección.

Es cierto que, al igual que sucede con la fisonomía de subidas y bajadas de la ciudad, hubo algunos periplos que resolver antes de instalarse en el hotel San Diego, en el centro neurálgico de Belo Horizonte.

Por ejemplo, la inexperiencia de los empleados del aeropuerto Tancredo Neves, que con el arribo de los periodistas, fueron especialmente detallistas en los equipos que ingresaban y el valor de ellos, "para no tener problemas a la salida", según contó.

Pero toda esa demora en el aeropuerto se contrarrestó con lo que ocurrió a la salida. Primera, un ómnibus de primer nivel que por 20 reales (unos 100 pesos argentinos) te traslada hasta el centro de la ciudad con aire acondicionado y wi-fi gratis.

El tráfico, aliado en este caso por ser un domingo por la tarde, confluye en una ciudad que es mezcla de La Plata -por las diagonales que se desembocan en el Parque Municipal Américo Renne Giannetti- y alguna urbe norteña de la Argentina -por las diferentes alturas que se experimentan en las calles-.

Y entre todo eso surgen los taxistas, los más hospitalarios hasta el momento de escribir esta nota, que no tuvieron inconvenientes en transportar el equipaje que requiere una cobertura mundialista y hasta brindaron las mejores opciones de movilidad en la ciudad.

Para el argentino que piense en llegar a Belo Horizonte hay que avisar que el costo de vida es muy superior al que puede tenerse en la Capital Federal.

El costo de la bajada de bandera de un taxi ronda los 5 reales (unos 25 pesos argentinos) y un trayecto corto puede alcanzar los 15 reales en total.

Y cuando uno nombra que es argentino, no hay una tarifa especial ni nada que extraño, sino todo lo contrario, los residentes se brindan a la hospitalidad y hacen la espera del arranque del Mundial y la llegada de la Selección un poco más amena.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|11:50
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|11:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016