La foto trucada de Hitler (y otras tantas)

A lo largo de la historia posterior a la invención de la fotografía, muchas imágenes han sido falsificadas, acomodadas a los intereses de alguien o de un grupo.

Una foto atrapa el momento, congela el instante y nos muestra una situación. Y tanto dice una instantánea, que a veces eso que nos revela puede ser comprometedor para alguien, cuando no una ventaja.

A lo largo de la historia posterior a la invención de la fotografía, muchas imágenes han sido falsificadas, trucadas, acomodadas a los intereses de alguien o de un grupo. Y eso es lo que mostramos a continuación.

Partiendo de una foto en la que aparece un joven Adolf Hitler en medio de una multitud arribaremos a la de un vicepresidente jugando en medio de una sesión del Parlamento. En todas ellas, los intereses de quienes las falsificaron quedaron expuestos apenas se conoció el truco.

La siguiente foto fue tomada el 2 de agosto de 1914 en Múnich, y en ella aparece Adolf Hitler, joven, apoyando el comienzo de la Gran Guerra, que luego sería conocida también como la Primera Guerra Mundial. Esta imagen, se supo luego, estaba trucada, pero sirvió para que la propaganda nazi fortaleciera la idea de compromiso con la patria de Hitler.

 

En la siguiente, se destaca la imagen de José Stalin. En la imagen de la izquierda, que es la original, está junto a Nikolai Yezhov, uno de los principales autores de las purgas que recorrerían la URSS. Yezhov fue un hombre de confianza de Stalin, pero por diversos motivos, entre ellos el alcoholismo, cayó en desgracia, por lo que fue detenido en 1939 y ejecutado un año después. Claro, no era conveniente que un personaje así apareciera junto a Stalin.

 

En esta foto habría mucho de humor, si no fuera porque quien está montado sobre el corcel es Mussolini. Gallardo e incitando a seguirlo como líder, en la imagen de la izquierda es todo un guerrero... Claro que había que sostenerle el caballo para que una toma así fuera posible, y después, por supuesto, hacer desaparecer al joven que sujetaba al animal.

 

Esta imagen es muy conocida. Es Lee Oswald, el acusado de disparar contra J.F. Kennedy y matarlo. Esta foto fue usada por la CIA para demostrar que Oswald era un violento comunista capaz de cometer el magnicidio del que se lo acusaba. Por supuesto, el montaje de la foto no tardó en salir a la luz.

 

La próxima foto resultó un fiasco para sus propulsores, porque la imagen no pudo convencer a nadie de que el presidente venezolano Hugo Chávez estaba bien de salud. Apenas se dio a conocer, se supuso que era un engaño, y con el correr del tiempo y el desenlace de la enfermedad de Chávez, ya no quedaron dudas de la falsificación. Tanto que nadie más intentó usar oficialmente las fotos en las que el líder aparecía radiante junto a sus hijas.

 

Y para el final dejamos la imagen del actual vicepresidente argentino, Amado Boudou, de quien se difundió esta foto en la que jugaba al Sudoku durante una sesión del Senado. La imagen se viralizó de inmediato en las redes sociales, pero también casi de inmediato aparecieron las opiniones de los profesionales de la fotografía que explicaron en detalle la falsificación.

 

Así que ya sabe. Una imagen dice mucho, pero puede que lo que nos esté diciendo no sea tan real como lo creemos.

Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|13:11
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|13:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes