Consejo MIM: Las pastas, alimento clave para el corredor

Hoy faltan sólo 7 días para la tan esperada Maratón de Mendoza! Hay que estar preparados: hoy te contamos qué te conviene comer antes.

La alimentación, junto con la práctica de ejercicio, es uno de los pilares que mantienen a nuestro cuerpo saludable y en forma. Las pastas son un alimento esencial para el corredor por su alto contenido de carbohidratos, nutrientes que constituyen la fuente primaria de energía, y las hay de distintos tipos. Descubrí cómo elegirlas de acuerdo a tus necesidades.

Antes de una carrera, los especialistas en nutrición recomiendan consumir altas dosis de carbohidratos para quemar y adquirir una alta dosis de glucosa, la primera fuente de energía de las células del organismo.

La invasión de productos que incorporan nuevos ingredientes como verduras, salvado, semillas, fibra y otros alimentos a la pasta tradicional puede aportar diversidad a la dieta, pero hay que tener en cuenta que cada uno posee propiedades y efectos diferentes en el organismo. Para alimentarse saludablemente, primero hay que conocer y saber elegir qué conviene para cada ocasión o exigencia.

Pasta de Semolina: La mayoría de las pastas tradicionales o “blancas” están fabricadas con harinas refinadas, lo que hace de su elección la menos saludable ya que en ese proceso pierde la mayoría de sus nutrientes y queda cargada sólo con carbohidratos de fácil digestión y calorías. Consumirlas la noche anterior a una carrera es lo que la especialista Jackie Dikos, una nutricionista y corredora que compite regularmente, para aquellos que sufren problemas estomacales.

Pasta de Trigo Integral: Contiene mucha más fibra que la pasta tradicional y un adicional de dos gramos de proteínas por porción. Su textura es más densa y puede resultar áspera para el paladar, y si bien la cantidad de calorías en ambos tipos de pasta es la misma, la fibra ayuda a mantener sensación de saciedad, por lo que se recomienda para corredores que siguen una dieta para bajar de peso.

Pasta con Multicereales: Este tipo de pasta no suele estar hecha con trigo integral, pero contiene las propiedades nutritivas de todos los cereales y granos que se agregan a la preparación con harina blanca. Es más suave y amigable con el paladar que la pasta integral, al tiempo que aporta diez gramos más de proteínas que la tradicional y minerales como el zinc, magnesio y vitamina E que no están presentes en las harinas.

Pasta Fortificada: A la harina blanca con multicereales se le adicionan ingredientes como polvo de lentejas, lino, clara de huevo y hasta maíz, con el fin de disparar el aporte de fibra y proteínas. Es una buena manera de obtener nutrientes como Omega 3 presentes en la linaza y antioxidantes que reducen el nivel de glucemia en sangre, lo cual contribuye a mantener los vasos sanguíneos saludables.

Pasta libre de Trigo: Suelen ser libres de gluten y aptas para celíacos, y están formuladas con harinas en base de maíz, arroz u otros granos. Este tipo de alimento puede agregar variedad a los sabores y texturas de la dieta, y su contenido de carbohidratos es más alto que los demás tipos de pastas.

Al margen de estas variaciones, las pastas son una buena fuente de carbohidratos que cargan de energía en la previa a cualquier carrera.

¡A probarlas!

Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 12:53
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 12:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"