Entrenamiento en cinta para corredores

Cuando hablamos de correr al aire libre o en cinta surgen muchas dudas sobre cual es mejor, que aporta cada una. Algunos consejos.

Bien sea porque hace un frío, que no de ganas de salir a la calle, estés lesionado o vuelvas a la actividad después de un periodo largo, la cinta sin duda será de gran ayuda y podremos continuar con nuestros entrenamientos cardiovasculares sin ningún problema.

Correr en cinta tiene varias ventajas entre las que encontramos:

- Podemos ajustar tanto la velocidad como la inclinación con precisión sin necesidad de tener que estar pendiente de una aplicación de móvil, del terreno, pulsometro o simplemente nuestras sensaciones de intensidad.

- No tenemos el condicionante del tiempo por lo que pasar frío o un calor extremo a pleno sol no será un problema, siempre hará un ambiente más caluroso y húmedo en el gimnasio.

- Podrás hidratarte siempre que quieras ya que no tendrás que transportar tu bebida en una mochila

- Tendremos menos impacto en las articulaciones al no realizar apoyos sobre superficies duras o irregulares como el asfalto o tierra.

¿Qué tenemos que tener en cuenta para correr en la cinta?

- Aprende: Si no has corrido nunca deberás empezar despacio para dominar la técnica de carrera en cinta, son sensaciones diferentes a las de suelo real.
- Atención: Si, hay que prestar atención, todos hemos visto vídeos con caídas en cinta por cualquier despiste. Para ello tenemos una barra de sujeción en la que sujetándonos podemos salir con comodidad a los extremos de la cinta o pulsar el botón de seguridad que la para automáticamente.

- Conocer la máquina: Si no conocemos la cinta, no tendremos posibilidad de aprovecharla al 100% de sus posibilidades. Hay cintas que realizan programas muy completos con el consumo calórico, ritmo cardiaco o entrenamientos programados por intensidades e inclinaciones.

¿Qué tipo de entrenamiento podemos hacer en la cinta de correr?
Algunas máquinas ya presentar perfiles de entrenamiento donde podemos programar o elegir diferentes opciones en cuanto a cambio de velocidad, inclinación, series, progresiones, etc. Si no tenemos esta opción podemos hacerlo a mano, te explicamos varias opciones.

- Rodajes: Sea un rodaje corto o largo, siempre vamos a poder marcar la velocidad a la que queremos hacerla e ir subiendo y bajando para poder llegar a los kilómetros que nos hemos marcado.

- Series: Para hacer series deberíamos tener una experiencia previa en la cinta. Bastará con medir los metros recorridos en la cinta a la velocidad que nosotros queramos y descansar saliéndote de ella por los laterales sujetándote en la barra el tiempo que tengamos establecido. Para volver a la máquina en velocidad deberemos partir desde la barra. Practicarlo con velocidades bajas antes.

- Fartleck: Bien sea por intervalos de minutos a una velocidad, cambios de inclinación o intervalos entre carrera y caminar, siempre podremos modificar la máquina como nosotros queramos. Teniendo el entrenamiento claro en papel o en la mente lo podremos hacer sin ningún problema.

Sin duda, entrenar en la cinta de gimnasio o en tu propia casa tiene sus ventajas y nos ofrece una buena variabilidad al entrenamiento convencional de calle. Si nos estamos preparando una carrera al aire libre no olvides salir al exterior a entrenar un par de veces por semana para no perder las sensaciones del suelo real.

Fuente: El Economista

Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 21:19
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 21:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"