Niños, jóvenes, pantallas y la desorientación de los adultos

Roxana Morduchowicz, especialista en comunicación y culturas juveniles, publicó un libro con respuestas a las dudas más frecuentes sobre el tema.

Quienes son padres pertenecen a una generación que hace lo que puede para adaptarse a la era de las pantallas. Quienes son hijos, hacen lo que pueden para que sus padres entiendan que ellos son parte de la era de las pantallas. En el medio, cientos de dudas hacen de la época un tiempo de desencuentros entre generaciones, de cuestionamientos que no parecen encontrar una senda por la cual orientarse. En el medio, un espacio aún por cubrir.

Cincuenta y siete chispazos de claridad aporta a toda la sociedad Roxana Morduchowicz, especialista en comunicación y culturas juveniles, con su libro Los chicos y las pantallas, las respuestas que todos buscamos (Fondo de Cultura Económica), en el que se explaya en las preguntas que con mayor regularidad se escuchan respecto de la relación de los niños y adolescentes con la tecnología de la imagen.

Morduchowicz responde a preguntas respecto de las estrategias usuales de los chicos para que los padres no estén al tanto de lo que hacen en la web, del ciberbullying, de cómo orientar a los chicos para que naveguen tranquilos por la red, de qué hacer si un niño pide tener un televisor o una computadora en su habitación y de qué desafíos implica para los adultos el nivel de acceso a la información que tienen los más chicos, entre otras.

La autora responde cada una del más de medio centenar de preguntas en forma clara y yendo al foco concreto de la cuestión. De esta manera, evacua las dudas más frecuentes entre los adultos que tienen la responsabilidad de educar a los niños, con una mirada amplia, propia y necesaria ante un tema que debe ser abordado multidisciplinarmente.

Si hay algo que queda claro al leer las respuestas que Roxana Morduchowicz da a cada una de las preguntas es que, principalmente, nadie debería sentir pánico y mucho menos miedo ante los desafíos que se le presentan en la educación de sus hijos. “Los padres sienten que saben menos que sus hijos porque los chicos tienen un mejor manejo de las tecnologías. Este fenómeno genera cierto desconcierto entre los adultos, que hoy tienen más preguntas que respuestas”, dice la autora en el prólogo del libro, y es hacia ese desconcierto adonde apunta con Los chicos y las pantallas.

Por supuesto, las preguntas que responde Morduchowicz no son las únicas alrededor de las pantallas y las nuevas generaciones, y eso no sólo queda claro en el libro, sino que a través de sus páginas se pueden percibir otras que quedan abiertas y cuyas respuestas pueden ser construidas a partir de las que sí aparecen en Los chicos y las pantallas, sólo es cuestión de perder el miedo (a las pantallas, a los niños y a nosotros mismos y nuestra capacidad de reaccionar ante los nuevos desafíos) y detenerse a reflexionar.

Considerando que deben ser muy pocas las casas en todo el país en las que no haya una pantalla (de televisor, teléfono, computadora y demás), el libro de Roxana Morduchowicz puede ser perfectamente material de consulta permanente para los adultos.

Alejandro Frias

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|09:41
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic